Buscan reducir el robo de teléfonos inteligentes

Buscan reducir el  robo de teléfonos inteligentes
La propuesta busca desarrollar un sistema que 'mate' el teléfono para desmotivar a los ladrones. archivo

Las fiscalías de Nueva York y San Francisco están impulsado el plan “S.O.S.: Secure our Smartphones”, por el que piden a los fabricantes de teléfonos inteligentes el diseño de un bloqueo eficiente que desmotive el alarmante aumento de los casos de robo de estos dispositivos.

Cada minuto se roban 113 teléfonos inteligentes o smartphones en Estados Unidos y el fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, y el fiscal de distrito de San Francisco, George Gascón, calificaron de “epidemia” estos asaltos, que han sufrido 1.6 millones de estadounidenses en 2012, con un coste de $30 mil millones a los consumidores.

“Es totalmente inaceptable que sucedan estos delitos que pueden y deben ser eliminados. Las empresas tecnológicas tienen la capacidad de que sus teléfonos inteligentes sean totalmente inútiles una vez robados, que se conviertan en papel mojado”, consideró Schneiderman, en una declaración a la prensa.

“Queremos una solución que funcione de verdad”, añadió.

Scheiderman y Gascón y se han reunido con representantes de Apple, Google/Motorola, Samsung y Microsoft para apelar a la “obligación social y moral”, según Gascón, de las empresas tecnológicas para desarrollar un “kill switch” (un sistema que “mate” el teléfono) que desmotive a los ladrones y desarticule lo que Scheiderman definió como “una sofisticada red de reventa de estos dispositivos”.

La propuesta, que aglutina a fiscalías de varios estados, departamentos de policía, ayuntamientos y senadores de todo el país, fue rechazada hace seis meses por la industria tecnológica y ahora ha empezado a ser negociada en términos de colaboración.

Además de la cuestión tecnológica, “Secure our Smartphones” trabaja en el análisis de los patrones, causas y tendencias detrás de estos delitos y el estudio de cómo el negocio de robo de dispositivo ha afectado a la toma de decisiones de la industria de los teléfonos inteligentes.

Gascón, también exjefe del departamento de Policía de San Francisco, hizo el símil con la situación que se produjo con las tarjetas de crédito en los años ’90.

“La industria y las autoridades competentes trabajaron juntas para que se creara el sistema de bloqueo de tarjetas y hoy en día el índice de robo de las mismas se ha reducido notablemente”, explicó.

En 2012, el robo de teléfonos inteligentes aumentó un 40% en Estados Unidos, y en San Francisco el 50% de todos los robos son los de este tipo de aparatos.

“Estos delitos son la puerta a otros delitos, pues a través de estos teléfonos se puede acceder a información personal como números de cuentas bancarias”, por lo que se trata de algo que pone en peligro “la intimidad” y “la seguridad” del ciudadano, afirmó el fiscal de la ciudad californiana.

De acuerdo con la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), el robo de teléfonos móviles representa del 30% al 40 % de todos los robos a nivel nacional y las ciudades con mayor índice de este tipo de delito son: Long Beach, Newark y Detroit.

?>