Comidas gratis de verano para menores

Nueva York — La ciudad de Nueva York tiene listo unos 1,058 sitos donde se servirán desayunos y almuerzos gratuitos para los menores neoyorquinos. Este verano se repartirán unas 7 millones de comidas en la ciudad, pero se espera que apenas un 27.6% de los niños del estado de Nueva York que califican para ellas, participen.

Evelyn Miranda del Departamento de Agricultura comentó que los servicios están disponibles pero que desafortunadamente las familias no están aprovechando los recursos. Y dijo además que el gobierno busca aumentar la cantidad de niños que participan en la iniciativa de “Comidas gratuitas de verano”.

“Durante las clases, las escuelas ofrecen almuerzos gratuitos y participan 21 millones de niños, a nivel nacional, pero cuando están de vacaciones sólo 3 millones participan. Sabemos que hay necesidad y queremos incrementar ese número”, destacó.

El canciller de educación de la Ciudad, Dennis M. Walcott, y varios dirigentes de diferentes organizaciones extendieron una invitación a los menores de 18 años de la ciudad de Nueva York para que formen parte del programa “Comidas gratuitas de verano”.

“No necesariamente tienen que ser estudiantes de escuelas públicas o de verano. Si es menor de 18 años, queremos que participen”, indicó el canciller de educación. “La conclusión es que hay una epidemia de obesidad en esta ciudad y nuestros hijos tienen que comer alimentos saludables”, agregó el canciller.

Asimismo señaló que el programa de comidas de verano ofrece opciones saludables gratuitas, que los niños pueden disfrutar sin interrumpir sus actividades de verano.

Los servicios ya están disponibles y se extenderán hasta el 30 de agosto. Se ofrecerán desayunos y almuerzos gratuitos en los cinco condados, incluyendo piscinas, parques, escuelas, bibliotecas, áreas de vivienda y comedores públicos. También estarán operando furgonetas refrigeradas para ofrecer servicios ambulantes para niños en Orchard Beach, El Bronx, Flushing Meadows y en la biblioteca pública de Queens.

Los jóvenes no necesitan mostrar ningún tipo de registro, documentación o identificación para recibir estas comidas y no necesitan estar inscrito en una escuela pública o vivir en la ciudad de Nueva York para disfrutar de las comidas de verano.

Paulyne García, de 14 años, de origen puertorriqueño y estudiante de octavo grado en la escuela MS 131, es una de las menores que se beneficia del plan nutricional.

“La comida es buena y no me quedo con hambre. Mi mamá trabaja y no tiene tiempo para cocinar, ella no tiene que preocuparse por mi comida”, apuntó la menor.