Henri Velandia y su lucha contra DOMA

Nueva York — Para el bailarín venezolano Henri Velandia, la declaración de inconstitucionalidad de una seccíón de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, por sus siglas en inglés) supone la culminación feliz a una lucha que casi le cuesta la deportación.

Velandia – célebre por aparecer en la primera temporada del programa de Univisión, “Mira Quién Baila”- se casó con su pareja, Joshua Vandiver, en Connecticut en 2010. Poco después, Vandiver solicitó regularizar la situación migratoria de su nuevo marido, pero, debido a que el Servicio de Inmigración (USCIS) no reconocía los matrimonios entre personas del mismo sexo a nivel federal, la solicitud fue denegada.

No quedándose ahí, USCIS puso a Velandia en proceso de deportación. Su caso se convirtió en bandera de grupos activistas LGBT – como Stop the Deportations – en una lucha para que se dejase de cometer injusticias contra inmigrantes LGBT bajo el amparo de DOMA

“Mi esposo y yo nos casamos puramente por amor y no somos activistas, pero la gran injusticia que sufrimos nos convirtió en luchadores por lo que creemos que era correcto”, dijo Velandia.

La lucha fructificó y un juez detuvo en 2011 el proceso de deportación, pero Velandia no respiró tranquilo hasta hace tres días.

“Sabía que en cualquier momento podían reabrir el caso, especialmente si había un cambio en el gobierno, y me podrían deportar”, expresó el bailarín, que ahora se prepara para hacer realidad sus sueños de estrella internacional. “Por fin todas las nubes negras de incertidumbre desaparecieron”.

Ahora el siguiente paso para Velandia es comenzar el proceso de solicitud de la tarjeta residencia (‘Green Card’) que le deben desde hace tres años. Una vez la tenga en su poder, en su agenda pendiente está un viaje a Venezuela – su país natal que no ha podido pisar en 11 años – y, sobre todo, cumplir su sueño de mostrar su arte en otras naciones.

“Me han invitado muchas veces a bailar en otros países, pero yo tenía que decir que no porque luego no iba a poder volver a entrar en Estados Unidos”, explicó Velandia. “Ahora, dentro de poco tiempo, podré enseñar mi talento en todo el mundo”.