Márquez sueña con la quinta corona

Márquez sueña con la quinta corona
La pegada del mexicano Juan Manuel Márquez (d) hizo efecto en la humanidad de Manny Pacquiao que se fue a la lona en la histórica pelea del año pasado.
Foto: Ap

NUEVA YORK — Juan Manuel Márquez sabe que el final está cerca y que en su próximo combate tiene la posibilidad de volver a la cima del mundo.

“Conquistar un quinto título en diferente división sería grandioso”, declaró Márquez durante la gira promocional para su combate contra el estadounidense Timothy Bradley el 12 de octubre en Las Vegas.

“Esos retos son los que me gustan, los retos importantes”, añadió Márquez, monarca absoluto en cuatro diferentes categorías.

Márquez (55-6-1, 40 KO’s) —que cumplirá 40 años el 23 de agosto— decidió ir por el cetro del estadounidense Bradley, monarca mundial invicto welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), en lugar de aceptar un quinto duelo con Manny Pacquiao.

El ídolo filipino, que cayó noqueado por Márquez en el sexto asalto de la pelea en Las Vegas el 8 de diciembre pasado, buscaba un quinto duelo con el el mexicano, que en las tres peleas previas cargó con un empate y dos derrotas, aunque muchos consideran que ‘Dinamita’ fue perjudicado.

“Yo creo que Bradley es una opción muy buena para pelear y ¿por qué no para buscar ese quinto título?”, indicó el Márquez, que está seguro de que los ganadores serán los aficionados.

“Por el estilo de Bradley y el mío pinta para ser una gran pelea; él quiere boxear y yo atacar”, indicó Márquez, agregando que será importante ir al ataque, pero con inteligencia.

“Es un gran peleador que se mueve dentro del cuadrilátero, que hace un muy buen boxeo”, analizó el peleador mexicano. “Lo que espero de él es que va a salir con una gran velocidad”.

Márquez está consciente también de que el reto no es nada fácil.

“Es un peleador muy difícil, un peleador muy elusivo”, dijo sobre Bradley. “Pero voy a ir con la mentalidad que se puede ganar… Voy a llegar el 12 de octubre con esa mentalidad de que se le puede ganar y ¿por qué no quitarle el invicto?”, reiteró.

Bradley (30-0, 12 KO’s), que cumplirá 30 años el 29 de agosto, viene de ganar por decisión unánime al ruso Ruslan Provodnikov, en marzo en el Home Depot Center, de Carson, California, en su primera defensa.

Ante la sorpresa de muchos, en junio de 2012, Bradley Jr. venció a Pacquiao por decisión dividida, y le arrebató el cinto welter de la OMB en Las Vegas.

“Sería un gran legado para mi carrera ganar ese título, pero también quitarle el invicto a un gran peleador como es Timothy Bradley”, manifestó Márquez.

Aunque no ha dicho cuándo colgará los guantes, una victoria sobre Bradley Jr. podría ser el broche de oro a la gran carrera del boxeador mexicano.

“Quiero seguir peleando porque me siento bien, física y mentalmente”, dijo Márquez. “Pero creo que ya no está muy lejos el retiro, ya son 20 años de carrera en el boxeo profesional, más 7-8 años como amateur”.

“Me va a doler mucho, me va a costar dejarlo, pero yo creo que como todo tiene un principio tiene un fin, entonces estamos preparándonos”, acotó Juan Manuel Márquez.

‘Dinamita’ dice que “si puede ser un retiro en grande”, qué bueno. Pero lo que espera es que cada vez que la gente mencione su nombre “lo mencione con gusto, con orgullo, (que digan) que fue un peleador de mucho coraje”.

Si Márquez sale triunfante del pleito con Bradley, se convertirá en el primer boxeador mexicano en ganar campeonatos mundiales absolutos en cinco divisiones diferentes. Hasta ahora, acumula los fajines de campeón absoluto en el peso pluma, súperpluma, ligero y súperligero. El 12 de octubre buscará el fajín de las 147 libras.

Cabe aclarar que Jorge ‘El Travieso’ Arce se considera el primer mexicano en conquistar cinco títulos mundiales: minimosca, mosca (interino), supermosca (interino), gallo y supergallo, pero dos no fueron absolutos.

“Quiero dejar un gran legado. Después de haber vencido al considerado mejor libra por libra del mundo (refiriéndose a Pacquiao), ahora tenemos que quedar bien”, puntualizó Márquez, añadiendo que, como ha sido su costumbre, dejará “cuerpo, alma y corazón” arriba del cuadrilátero.