Pionero en uniforme

La carrera de Andrew Rivera en la Policía de Nueva York no sólo moldeó la vocación de tres de sus hijos. También, como fundador de la Sociedad Hispana de NYPD, sentó un precedente en la presencia latina en la Uniformada cuando sólo pocos tenían acceso a ella.

Este puertorriqueño –hoy de 72 años- ingresó al departamento en la década de los 60, cuando de sus 12,000 agentes únicamente 200 eran de origen latino. En la actualidad, 26% del personal de esta fuerza –unos 12,000- tiene raíces en Latinoamérica.

Tras 22 años de servir a la ciudad desde su retiro, Rivera rememora lo difícil que ha sido romper esquemas en esta fuerza y ascender a la par de otros siendo minoría.

¿Cómo fue su experiencia al entrar al NYPD en los 60’s?

Al entrar al NYPD, el recibimiento dependía de cada persona porque había algunos racistas y se daban a conocer. Mi experiencia me mostró que la mayor parte de los policías eran dedicados a su labor y honrados. Claro se veían diferentes clases de corrupción en ese tiempo, pero era algo que estaba en el Sistema y no que ellos lo buscaban… en los 70’s muchos estábamos en contra de la corrupción y una manera de rechazarla era no compartiendo, no participando con ellos.

En los 60’s no se veía a los policías como opresores, la comunidad confiaba en nosotros… éramos servidores de la comunidad y manteníamos contacto directo con las personas.

¿Cómo era la presencia hispana dentro del NYPD en esos años?

Era mínima la representación, en ese entonces los latinos eran el 2% de toda la fuerza. La comunidad que ya estaba establecida en Nueva York era más del 10%, así que no se representaba el porcentaje de la comunidad latina que vivía en ese entonces dentro del Departamento.

¿Tenían los latinos oportunidad de avanzar dentro del NYPD?

El rango más alto donde los policías latinos se destacaban en los 60’s era el de detective de primer grado. Tenían tremendas carreras como investigadores. Eso se ganaba con sudor y adiestramiento, porque el sistema no permitía mas avance. En ese entonces había un sistema de evaluación, por ejemplo, mi supervisor me dio las mejores recomendaciones, pero no me valió de nada porque no me dieron el reconocimiento de parte del NYPD.

¿Qué diferencias puede describir entre la década de los 60’s y la época actual dentro del NYPD?

En cuanto a los policías latinos, creo que lamentablemente ahora no hay la unión ni la fraternidad que había en ese entonces entre nosotros. Ahora hay tres organizaciones que representan a los latinos dentro del NYPD, la Sociedad Hispana, la Asociación Nacional de Agentes Latinos y el grupo de Policías Dominicanos, que es el grupo más grande que ha ingresado últimamente.

¿Qué mensaje les enviaría a los miembros de estas tres organizaciones?

El mensaje sería que se unan, porque sus intereses deben ser los mismos, servir y mejorar el servicio a la comunidad.

Que sean profesionales dedicados a servir a la comunidad, que representen al NYPD frente a la población sin dejar de representar a la comunidad ante el NYPD. Con la desunión no se puede lograr tener el mayor impacto.

¿Qué cambios le gustaría ver dentro del NYPD?

Me gustaría ver al primer Comisionado de la Policía latino. Vivo con la esperanza de verlo antes de morir. Me gustaría ver la igualdad para que los latinos suban de rango, que todavía no hay. No lo quiero llamar discriminación, sino falta de reconocimiento. Al igual que en otras épocas, seguimos teniendo que trabajar fuerte, ganar dos medallas de oro para poder recibir una de plata.