Leonel Fernándezy su limitado análisis

Leonel Fernández, ex presidente de la republica y presidente del partido de la liberación dominicana, hizo una serie de planteamientos sobre lo que él llama la evolución del PLD, que más bien podría ser la involución del Partido morado.

Partiendo de los motivos que dieron origen al PLD en diciembre del 1973, y siguiendo su trayectoria electoral hasta las últimas elecciones de mayo 20 del 2012, Leonel pretende justificar el abandono a los principios enarbolados por el PLD desde su fundación.

La conferencia Salvador Allende celebrada en mayo de 1974 fue el acta de nacimiento del PLD, en ella se adoptaron las bases teóricas que permitió elaborar los planes de trabajo del Partido, y la unificación de criterios fue fundamental para el desarrollo de la organización, existía el debate abierto de las ideas y los organismos tenían vida propia.

Hoy sólo existe un Comité Político convertido en Cardenalato, donde 27 preclaros dirigentes deciden la suerte de toda la organización, y un Comité Central en espera de ser convocado para aprobar las recomendaciones del mismo. Lo que significa que todos lo demás miembros militantes solo tienen derecho a voto.

Está claro, que el primer objetivo de un partido político es llegar al poder sin importar las alianzas, pero de ahí a abandonar las razones fundamentales de su existencia, hay mucha distancia. Inmediatamente el PLD llegó al poder, sucumbió ante la clase oligárquica dominicana que no ha permitido a ningún del sistema implementar políticas públicas que abran el camino hacia el desarrollo.

Que el PRD y el PRSC como inquilinos del Palacio Nacional por 34 años, no hayan dado los pasos para resolver los ocho principales problemas de la Republica Dominicana, que son: energía eléctrica, salud, transporte, educación, viviendas, seguridad ciudadana, analfabetismo y Haití, hasta cierto punto es entendible.

Pero del PLD el pueblo dominicano esperaba todo, y en doce años de gobierno peledeísta no se llevaron a cabo las medidas pertinentes para enfrentarlos. ¿Razones? Ya el presidente Danilo Medina se atrevió a denunciar las fuertes presiones recibidas por esa clase recalcitrante y retrógrada que les ha tumbado el pulso a todos los gobiernos de turno.

Y precisamente ese es el reclamo a Leonel Fernández, que en vez de enfrentar esa clase oligárquica se sumó a ella, olvidando la memoria de Juan Bosch, que dio su vida para formar un partido que al llegar al poder seria el instrumento político idóneo para el desarrollo del pueblo dominicano.

De los cinco partidos progresistas que alcanzaron el poder mediante elecciones en nuestra América Latina, que incluyen a República Dominicana, Chile, El Salvador, Nicaragua y Uruguay, mencionados por Fernández en su artículo, el único que cayó en una entrega sin límites de nuestra soberanía ha sido el PLD que Leonel justifica.

Queda una oportunidad para que el PLD pueda resurgir de sus cenizas: que Danilo Medina pueda terminar sus cuatro años con el gobierno soñado por una gran mayoría, y después veremos, porque del 8vo Congreso Norge Botello, personalmente, no me hago ilusiones debido a que el nuevo PLD no lee, no se reúne, no analiza, en síntesis, el debate de las ideas desapareció hace años.

.