Madre de Sylvie Cachay perdona al asesino de su hija

Un jurado declaró ayer culpable de la muerte a Nicholas Brooks, novio de la víctima

Madre de Sylvie Cachay perdona al asesino de su hija
Los padres de Sylvie Cachay, Antonio y Sylvia (en la foto), se mostraron aliviados tras el veredicto contra Nicholas Brooks.
Foto: Mariela Lombard / EDLP

Manhattan – Culpable de asesinato en segundo grado fue el veredicto ayer del jurado contra Nicholas Brooks, 27 años, que fue recibido con gritos de alegría entre las amigas de la víctima y un mensaje de perdón y advertencia por parte de la madre de la asesinada Sylvie Cachay.

Amistades de Cachay se levantaron de sus asientos al escuchar el veredicto mientras la hermana de Brooks y al menos dos de los jurados lloraban.

“Deseamos lo mejor para su familia y para él (Brooks) que en la cárcel se convierta en una mejor persona”, declaró Sylvia Panizo de Cachay, madre de la victima, haciendo luego un llamado a todas las mujeres para que se protejan de los depredadores. “Ella (Sylvie) cayó en una relación de abuso, sean cuidadosas, este tipo de personas están en todo el mundo”, aconsejó.

Brooks estranguló y ahogó en la bañera el 9 de diciembre del 2010 a Cachay, una diseñadora de origen peruano de 33 años. El hecho ocurrió en el hotel Soho House, de Manhattan.

“Hoy es un gran día, la justicia fue servida con un veredicto imparcial”, dijo en rueda de prensa Susan Karten, portavoz de la familia Cachay y abogada que les representa en la demanda civil contra Brooks.

La sentencia fue fijada para el 26 de julio y Brooks podría ser condenado de 25 años a cadena perpetua.

Por su parte Antonio Cachay, padre de la víctima, agradeció al equipo legal, a la juez y al jurado el trabajo realizado, pero declaró: “Este dolor [de su pérdida] no desaparecerá nunca”.

La fiscalía, por su parte, resaltó en el ejemplo que deja este caso. “Las víctimas de violencia doméstica demasiado a menudo se convierten en víctimas de asesinato. Sylvie Cachay sufrió una muerte terrible a manos del hombre que decía amarla”, indicó en un comunicado de prensa el fiscal de Manhattan Cyrus Vance. En el mismo informó que en el 2010 cerca de 1,100 mujeres fueron asesinadas por sus esposos o novios.

El día había transcurrido con múltiples sobresaltos, como fue la retirada de Brooks de la sala en protesta por las decisiones de la juez Bonnie Wittner, mientras su hermana, Amanda Brooks, lloraba desconsolada.

El motivo de su retirada fue porque —por tercera vez consecutiva— una petición del jurado que podría favorecerle fue rechazada por la juez basada en un legalismo. El jurado pidió que se les leyese el interrogatorio de Robert Middleberg, que realizó las pruebas toxicológicas de la sangre de Cachay, encontrando las drogas correspondientes al coctel de medicinas que tomaba diariamente para tratar su fibromialgia.

En concreto, querían su respuesta a si había visto el video de seguridad en el que Cachay aparece tambaleante por los pasillos del hotel ayudada por la jefa de recepción del hotel, Christine Stephen, quien tuvo que quitarle las botas y abrirle la botella de agua porque ella era incapaz de hacerlo.

Middleberg dijo que no, pero anteriormente había resaltado la importancia de tener en cuenta todo tipo de información como fue su historial médico. Para la defensa era esencial mostrar que no había tenido en cuenta el estado de Cachay a su llegada al hotel, ya que apoyaba su teoría de que la muerte había sido accidental debido a una sobredosis.

“Es obvio que alguien en el jurado recuerda la respuesta”, argumentó Jeffrey Hoffman, abogado de Brooks. “Ambas partes están de acuerdo en que no se ha hecho esa pregunta”, dijo la jueza al jurado, basándose en que la respuesta era a una pregunta general en el contrainterrogatorio de la defensa.