Apelan a justicia divina en caso Zimmerman

Iglesias latinas ponen en manos de Dios el destino del vigilante absuelto en Florida
Apelan a justicia divina en caso Zimmerman
Miembros de una congregación religiosa en Florida vistieron 'hoodies', para manifestarse en contra de la absolución de George Zimmerman.
Foto: ap

NUEVA YORK — A diferencia del activismo de las congregaciones afroamericanas, las organizaciones que agrupan iglesias protestantes latinas prefieren dejar en “manos de Dios” el caso del vigilante voluntario George Zimmerman.

Un jurado de la Florida encontró “no culpable” a Zimmerman, en el juicio que se le seguía por la muerte a tiros del adolescente afroamericano Trayvon Martin, de 17 años, en un hecho ocurrido en febrero de 2012. El veredicto ha levantado diversas reacciones y provocado concurridas manifestaciones en diferentes ciudades a lo largo de la unión americana.

La reverenda Samaris Gross, de la organización de Ministros Hispanos de Nueva York —que congrega alrededor de 150 ministros evangélicos cristianos en la Gran Manzana—, indicó que en el caso en el que la justicia de los hombres se pronunció, “queremos que sea la justicia de Dios la que actúe”.

Gross admitió que su organización hizo una demostración en El Bronx para protestar por el caso Amadou Diallo, un inmigrante de Guinea de 23 años, asesinado por cuatro policías el 4 de febrero de 1999.

Sin embargo indicó que en este caso han optado por orar por ambas familias, “porque una de ellas perdió un hijo y en la otra, la vida de él [Zimmerman] nunca será igual”.

Para el profesor en teología Anthony Stevens Arroyo las iglesias con cleros afroamericanos son más activas en casos de derechos civiles, porque una gran parte de quienes las dirigen son pastores o hijos de pastores con trayectoria política.

“Por tradición histórica, en la iglesia afroamericana el ministro y su familia son o tienen nexos políticos”, afirmó, citando el caso de activistas —practicantes de la religión bautista— como los reverendos Al Sharpton, Jesse Jackson y Martin Luther King, Jr.

Según Stevens Arroyo, la posición de las iglesias protestantes latinas es más flexible si se compara con la Iglesia católica. “Las (iglesias) evangélicas tienen plena autonomía y dependen de la decisión del pastor, mientras que la católica es un gigante que tiene que moverse más lentamente”, indicó.

Entre tanto el reverendo Miguel Rivera, presidente de la junta directiva de la Coalición Nacional de Clérigos Latinos y Líderes Cristianos (CONLAMIC), indicó que su organización tomó hace algunos años la decisión de no participar más en protestas públicas de ninguna índole.

“Tenemos una posición clara de lo que es pecado”, dijo Rivera, refiriéndose a las marchas que en el pasado organizaron en contra de los matrimonios del mismo sexo.

“Nuestro objetivo es predicar el Evangelio y que la gente se sienta invitada a escuchar la palabra de Dios”, agregó.

“Dios sabe e interviene en los asuntos humanos”, empero que, “no deja de ser un caso lamentable y aún conservo la esperanza que se lleve a la justicia federal”, señaló el reverendo Raymond Rivera, fundador del Centro de Acción Pastoral Latino —que agrupa más de 200 iglesias evangélicas en la Ciudad.

El reverendo dijo que participaron en protestas por el caso de Anthony Báez, muerto en diciembre 22 de 1994, “porque la madre del joven (Iris Báez) era miembro de nuestra congregación”.

Reiteró que tiene la esperanza que en el caso de Zimmerman “pase lo que en esa oportunidad ocurrió con el policía [Francis Livoti] que, aunque fue absuelto en el caso criminal, fue condenado a siete años por violación de derechos civiles”.