Reiteran compromiso de Obama con reforma

Reiteran compromiso de Obama con reforma
El presidente Barack Obama ha 'hecho de la reforma migratoria integral una de sus principales prioridades', según el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.
Foto: AP

WASHINGTON/EFE — La Casa Blanca negó ayer que el presidente Barack Obama no se esté implicando lo suficiente en la tramitación de la reforma migratoria y expresó su confianza en que la Cámara de Representantes, bajo control republicano, “aprovechará la oportunidad” para aprobarla.

“Hemos respondido a esto de forma estratégica y con miras a lograrla (la reforma)… la idea de que no nos estamos implicando es una falacia, y siempre lo ha sido”, dijo durante su acostumbrada rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

“No estaríamos donde estamos si el presidente (Obama) no hubiese sido reelegido y no hubiera hecho de la reforma migratoria integral una de sus principales prioridades”, añadió.

Más adelante, Carney precisó: “no podemos desde luego dictar lo que ocurre en la Cámara de Representantes”, pero Obama cree firmemente “que existe la oportunidad”.

“Somos optimistas de que se aprovechará la oportunidad, no porque el presidente crea que necesitamos aprobar una reforma migratoria integral, o que los demócratas y republicanos en el Senado lo crean, sino porque muchos estadounidenses en todo el país creen que es lo correcto” por la seguridad y el bienestar económico de EE.UU.

Carney hizo esas declaraciones poco después de que Obama concediera ayer sendas entrevistas a cuatro canales afiliados de las cadenas televisivas hispanas Univision y Telemundo.

Aunque Carney no quiso adelantar el contenido de esas entrevistas, la concesión de éstas forma parte de la campaña de presión de la Casa Blanca para que el Congreso apruebe este año la reforma migratoria, una promesa incumplida de Obama que data de 2008.

El Senado aprobó el pasado 27 de junio una reforma que abre la vía para la legalización y ciudadanía de once millones de inmigrantes indocumentados, refuerza la seguridad fronteriza y establece medidas para el control de futuros flujos migratorios.

Los republicanos que controlan la Cámara de Representantes aún no han presentado su propio plan reformista, pero afrontan presiones de grupos en ambos lados del debate migratorio.