Piden justicia por muerte de peruano baleado 24 veces

Dante Céspedes murió a manos de la Policía en un confuso incidente de violencia doméstica en Belleville

Residencia donde oficiales le dispararon a Céspedes.
Residencia donde oficiales le dispararon a Céspedes.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Nueva Jersey — Familiares del peruano muerto a tiros por policías de Belleville protestaron para exigir justicia.

Dante Céspedes, de 40 años, murió acribillado por 24 disparos de los agentes en un confuso hecho ocurrido el 9 de julio.

Luego de las exequias fúnebres de Céspedes en el cementerio de Arlington, unos 40 allegados se congregaron frente al cuartel de la Uniformada de Belleville para pedir una explicación del hecho.

“Nos dijeron que [voceros de la Policía] se reunirían con nosotros y han pasado más de dos semanas sin que hallamos escuchado nada sobre la investigación”, sostuvo Judy Breton, viuda de la víctima.

La mujer, de 33 años, aún no entiende por qué el uso excesivo de la fuerza en contra de su pareja.

“Yo solo les pedí que lo sacaran fuera de la casa, no que lo mataran”, acotó.

“Podían haber usado un spray o cualquier otro recurso que no hubiera sido tantas balas”, recalcó la mujer que tiene dos hijos de Céspedes (de 3 y 2 años).

El fallecido trabajaba como cocinero en el hotel Algonquian, en Manhattan.

De acuerdo con el reporte de la fiscalía del condado Essex, en la madrugada del 9 de julio, cuatro policías acudieron a la residencia del sujeto, tras recibir una queja por violencia doméstica formulada por Breton.

Al llegar al lugar el hombre, aparentemente intoxicado, sostenía un cuchillo en cada mano en actitud desafiante.

El informe precisa que tres de los cuatro oficiales presentes, al sentirse amenazados, desenfundaron sus armas y efectuaron 30 disparos.

La fiscal Carolyn Murray indicó que la investigación aún no ha concluido, pero aclaró que “el número de disparos es parte de la investigación, pero no es el centro de la misma”.

Registros de la corte muestran que Céspedes fue acusado en 2012 por agredir a un policía de Belleville y evadió ser encarcelado al declararse culpable por resistirse a un arresto.