Archivos secretos revelan abuso de sacerdotes en Los Ángeles

Entre los documentos provenientes de cinco órdenes religiosas hay un informe de 500 páginas dedicadas al sacerdote Rubén Martínez, que admitió haber contacto sexual con más de 100 niños

En febrero, víctimas de abuso sexual protestaron frente a la Catedral de Los Ángeles, pidiendo que se divulguen los archivos de curas pederastas. Manifestantes mostraron fotos de víctimas y sacerdotes que cometieron abusos contra ellos.
En febrero, víctimas de abuso sexual protestaron frente a la Catedral de Los Ángeles, pidiendo que se divulguen los archivos de curas pederastas. Manifestantes mostraron fotos de víctimas y sacerdotes que cometieron abusos contra ellos.
Foto: Archivo / Ciro Cesar

LOS ANGELES – Cientos de páginas de archivos secretos de iglesias difundidos el miércoles pusieron de manifiesto las penosas trayectorias de decenas de sacerdotes de órdenes religiosas, hermanos religiosos y monjas acusados de abuso sexual de menores de edad cuando trabajaban en la arquidiócesis católica romana más grande del país.

Los archivos incluyen el caso del sacerdote Rubén Martínez que admitió posteriormente haber tenido contacto sexual con más de 100 niños de entre 9 y 12 años, que incluyó sexo oral y masturbación mientras prestó servicios durante años en varias parroquias del sur de California.

Los documentos, divulgados bajo los términos de un arreglo por $660 millones de dólares alcanzado en 2007, son el primer atisbo sobre lo que sabían las órdenes religiosas sobre los comisionados que colocaban en escuelas y parroquias católicas en el área de Los Angeles.

Los archivos cubren cinco órdenes religiosas diferentes que emplearon 10 sacerdotes o hermanos religiosos y dos monjas que fueron acusados en demandas civiles de abusar de niños cuando trabajaban dentro de la arquidiócesis de Los Angeles. Entre ellos, los acusados tuvieron 21 presuntas víctimas de quienes abusaron presuntamente entre las décadas de 1950 y 1980.

Los archivos incluyen más de 500 páginas de Martínez, quien perteneció a una congregación religiosa llamada Misioneros Oblatos de María Inmaculada, una organización católica de casi 200 años de existencia con raíces en Francia.

La arquidiócesis de Los Angeles llegó a ocho arreglos en demandas sobre las acciones de Martínez en 2007, pero tenía poca documentación sobre él en sus propios archivos a pesar de que el sacerdote trabajó en sus parroquias durante años en las décadas de 1970 y 1980.

A pesar de su admisión, Martínez nunca enfrentó cargos criminales por el abuso de menores porque había prescrito el término para condenar el delito, dijo el abogado Ray Boucher, quien llevó el caso de la mayoría de las víctimas. Sólo ocho de sus víctimas se identificaron y participaron en la demanda y posterior arreglo monetario.

Para quienes argumentan haber sufrido abuso por parte de Martínez, los documentos proporcionan validación y revelan los años de esfuerzo que dedicó su congregación tratando de curarlo de su pederastia, pagando su terapia durante décadas. Martínez además marchó en un desfile de homosexuales cuando era sacerdote y se inscribió en un programa de asesoramiento a personas con obsesiones sexuales.

Martínez, ahora de 72 años, vive en Oakland. Fue removido de labores parroquiales en 1993.

La arquidiócesis misma liberó por orden judicial este año miles de páginas sobre sus propios sacerdotes que fueron acusados de abuso sexual, pero el panorama de la pederastia en Los Angeles seguía siendo incompleto sin los archivos de las órdenes religiosas.

Algunos de los otros archivos revelados el miércoles, incluidos los de las monjas, no mencionan para nada abuso sexual, y otros parecen tener enormes desfase en tiempo y faltan documentos.

Se espera la difusión de varias decenas de archivos más en los próximos meses.