Luz y sombra en la economía de El Bronx

Cifras recientes reflejan que el condado marcha bien, pero otras muestran que no, por el alto índice de desempleo
Luz y sombra en la economía de El Bronx
Lenny Nivar.
Foto: EDLP

NUEVA YORK — En términos de desarrollo económico, El Bronx vive dos realidades muy diferentes.

Cifras recientes sostienen que el condado marcha bien, pero otras muestran que no.

En medio de los números están los residentes, muchos de los cuales aseguran no sentir ningún progreso en El Bronx.

Un estudio de la Contraloría del Estado de Nueva York, denominado “Un panorama económico de El Bronx”, reveló que el empleo en el sector privado aumentó en 7.7%, entre 2007 y 2012, por encima de los otros condados excepto Brooklyn.

“Desde 1983, El Bronx ha sumado 53,600 empleos, un 33% de incremento”, reveló Thomas DiNapoli, contralor estatal.

Pero las cifras más recientes del Departamento de Trabajo del estado de Nueva York vuelven a colocar al condado como el de mayor índice de desempleo (11.8%), superior a St. Lawrence County (9.6%) y Brooklyn (9.4%).

El presidente de El Bronx, Rubén Díaz hijo, le pide a los residentes que “tengan paciencia”.

“En un periodo de dos a tres meses no fuimos el número uno en desempleo, pero lamentablemente todavía hay gente buscando trabajo y no lo consigue”, dijo Díaz. “Yo les pido paciencia, porque hay muchas fuentes de empleo que se van a abrir en uno o dos años, como el centro comercial en Bay Plaza, como en el área de tecnología en Hunts Point, como FreshDirect”, señaló Díaz.

Entre los desafíos que enfrenta la región junto al problema de desempleo, Díaz mencionó la educación y “mejorar la imagen que se tiene del condado, para aumentar la inversión y con ello las fuentes de trabajo”.

Wanda Dones, quien lleva los 34 años de su vida residiendo en la zona, dijo que el progreso “no se siente en el condado”.

“Aún no es fácil encontrar trabajo y todavía el crimen es constante, con balaceras y homicidios”, dijo Dones, quien reside en Hunts Point y es madre soltera con seis hijos.

Para el estudiante universitario Lenny Nivar, de 18 años, “si la economía en El Bronx ha mejorado, no se siente”.

“Yo trabajo en Manhattan en un restaurante y no pude conseguir empleo”, dijo Nivar, quien vive en el condado desde hace ocho años.

José Castro, un trabajador de la construcción, aseguró, por su lado, que El Bronx está en un buen momento.

“Después de la crisis económica, a mí no me ha faltado trabajo. No es que estemos 100% bien, pero yo noto que no está mal del todo”, dijo Castro.

Este contraste, el economista Wilson Spencer, profesor de Hunter College, asegura que se debe a que muchos de los desarrollos “no contratan mano de obra local”.

“Un ejemplo es la construcción del nuevo estadio de los Yankees“, dijo Spencer. “Aunque en términos de desarrollo representa un avance y los comercios del área se benefician, en general dicha obra no usa masivamente la mano de obra local sino mano de obra de fuera, y por eso los residentes no sienten un beneficio económico directo”, señaló.