Un salario mínimo decente para vivir

¿Cómo un empleado con un salario mínimo puede vivir en la ciudad de Nueva York? Es una pregunta bien válida. En Nueva York una persona que viva de salario mínimo tendría que trabajar 146 horas a la semana solo para poder pagar el alquiler promedio que oscila entre $ 1,500 y $ 2,500 en los barrios hispanos en los cinco condados, si no resides en una vivienda asequible. Esto sería casi imposible ya que una semana tiene 168 horas. Esto implica que una persona trabaje turnos dobles, fines de semana limite sus horas de dormir y no le dedique tiempo a su familia.

Cerca de 8 millones de estadounidenses van a trabajar todos los días y aún viven por debajo del nivel de pobreza. Esto es en parte debido a que el salario mínimo federal es demasiado bajo. Entre ellos se encuentran los trabajadores de comida rápida que han organizado manifestaciones para exigir un aumento en el salario mínimo. El martes el Presidente Obama reanudó su activismo hacia la necesidad de subir el salario mínimo.

Pero la agenda del Congreso no incluye este importante tema, porque muchos políticos creen que al aumentar el salario mínimo se afectarían los negocios. En gran parte los líderes republicanos predican la responsabilidad personal. Sin embargo, al mismo tiempo, trabajan febrilmente para recortar los beneficios de protección social y bloquear un aumento en el salario mínimo. Así que no entienden el punto fundamental: si el Congreso debate y aprueba una reforma que ayuda a los empleados con salarios mínimos, muchos de ellos no tendrían que depender de los programas de gobierno que tanto critican.

Contrario a la percepción errónea, las empresas que emplean a un gran número de estadounidenses, como las cadenas de comida rápida, no tendrán pérdidas si se implementa un aumento al salario mínimo, ya que el aumento pasaría a los consumidores.

Según el Instituto de Política Económica, 650 economistas entre ellos cinco ganadores del Premio Nobel de economía, el aumento del salario mínimo por un 24%, para mantenerse al día con la inflación traería beneficios para el mercado laboral, los trabajadores y la economía en general.

El gobierno federal debe subir inmediatamente el salario mínimo a $9 para cerrar la brecha de los estados donde dependen del límite federal. En Nueva York donde los estándares de vida son exorbitantes, deben proveer un salario mínimo de acuerdo el costo de vida por encima del federa, que permite a las familias nadar y no ahogarse. Como los estados de Oregon, Vermont y Washington dónde el salario mínimo es por lo menos $1 sobre el promedio nacional. Necesitamos ponernos al día.