Michelle Knight acusa a Ariel Castro de “robarle su vida”

Una de las tres secuestradas de Cleveland afirmó que el acusado se merece pasar el resto de su vida tras las rejas
Michelle Knight acusa a Ariel Castro de “robarle su vida”
Michelle Knight habla enntre sollozos durante la audiencia de sentencia contra Ariel Castro.
Foto: AP

Ohio – Michelle Knight, una de las mujeres que estuvo cautiva en Cleveland, en Ohio, durante más de una década, dijo este jueves que Ariel Castro, su secuestrador, le “robó” 11 años de su vida, que le puede perdonar, pero “nunca” olvidará, y que merece pasar el resto de su vida en prisión.

“Lloré cada noche, los años se volvieron una eternidad”, contó entre sollozos Knight durante la audiencia este jueves para sentenciar a Castro.

“Nadie debería tener que pasar por lo que yo pasé”, agregó al recordar que cuando fue secuestrada en el 2002 tenía un hijo de apenas dos años que se quedó “muy solo”.

Knight, que en ningún momento de su comparecencia volteó a mirar directamente a Castro, le dijo con un tono fuerte al secuestrador: “Tu infierno apenas comienza…hipócrita”.

La víctima instó a Castro a que piense en las “atrocidades” que les hizo a ella y a las otras dos mujeres, Amanda Berry y Gina de Jesús. Los secuestros se produjeron en los años 2002, 2003 y 2004 y duraron hasta el 6 de mayo pasado.

También indicó que su amistad con De Jesús “fue lo único bueno” que puede rescatar de su traumática experiencia.

Durante la audiencia en la corte dos voceros de las familias de Gina de Jesús y Amanda Berry, las otras dos secuestradas por Castro, también hablaron en sus nombres.

La familiar de De Jesús, que dijo de ella que es “una superviviente” y en español, dirigiéndose a Castro directamente, señaló: “Que Dios se apiade de tu alma”.

“Hoy es el último día que queremos hablar de todo esto”, agregó.

La hermana de Berry, por su parte, pidió que se respete su derecho a no querer hablar.

Luego de escucharse el testimonio de Knight le tocó el turno de hablar a Ariel Castro. El puertorriqueño, quien se declaró culpable de violar, maltratar y secuestrar durante una década a las tres mujeres en Cleveland, dijo que no es “un monstruo” y que está “enfermo”.

“Creo que yo soy también una víctima”, sostuvo Castro, durante la audiencia en la que se conocerá su sentencia, y en la que apareció vestido con un mono naranja y con una prominente barba.

Castro relató que sufrió abusos sexuales cuando era joven y habló también de su adicción a la pornografía.

“No estoy tratando de poner excusas. Sé que obré mal, pero no soy una persona violenta”, indicó.

El secuestrador señaló que en la casa en la que mantuvo secuestradas a las tres mujeres había “armonía” y que las acusaciones de abusos sexuales son “falsas”, puesto que, según él, “muchas veces” ellas le pidieron tener sexo.