Gilberto Santa Rosa le pone su salsa al Conga Room

Gilberto Santa Rosa demostró porqué es el 'Caballero de la Salsa' al poner a bailar a los asistentes en el Conga Room de Los Ángeles

Gilberto Santa Rosa  en su presentación en  el Conga Room.
Gilberto Santa Rosa en su presentación en el Conga Room.
Foto: Especial para La Opinión - Virginia Bulacio

El romance le da sazón a la salsa. La pone en su punto para que las parejas fanáticas del género tropical, además de lucirse con sus sensuales y poderosos movimientos coordinados, puedan tomarse un respiro abrazados y pegando sus mejillas.

Para esa sazón hay pocos como Gilberto Santa Rosa. Se le conoce como el “Caballero de la Salsa” desde que salió su romántico álbum con ese nombre en 2008, pero el título se lo tiene bien merecido por su estilo particular y que personifica en sus conciertos en vivo, como lo hizo el jueves en el Conga Room.

La vibra del amor abundó desde el principio.

El cantante fue presentado por una famosa y amorosa pareja, los actores Jimmy Smits y Wanda De Jesús. Smits, quien es empresario y socio del popular centro nocturno, destacó las credenciales de Santa Rosa, “cinco premios Grammy”, y De Jesús repitió lo que todo el mundo ya sabe, que Gilberto es “un caballero”.

Santa Rosa se presentó sencillo y elegante, vestido de traje gris azul y con gafas y presto para bailar ligera y refinadamente entre sus interpretaciones de los muchos éxitos que viene cosechando desde la década de 1980.

El calentamiento de motores no tardo mucho pues Porque yo soy un idiota, uno de los primeros temas a escucharse, generó mucho movimiento en la pista de baile y luego Gilberto aplastaría aun más el acelerador con Yo no te pido, que transformó a gran parte del público presente en un gran coro. Esta sería la primera gran interpretación de la noche, una de muchas que hizo que varias parejas se abrieran campo para demostrar porqué la salsa es uno de los bailes mas sexys del planeta.

Le siguieron Sin voluntad, Mal herido, Me volvieron a hablar de ella y Conciencia, temas emblemáticos de una salsa suave que desde Puerto Rico se ha diseminado a otras naciones de América y que en el Conga Room le robaron gritos de placer a los obvios admiradores de este gentil, noble y apuesto icono salsero.

Sin embargo todavía aguardaban otras melodías que encantarían aun más al público. Cuando se empezó a escuchar Conciencia, del álbum El caballero de la salsa-La historia tropical, el público rugía de emoción para luego aplacarse y escuchar la confesión de un hombre locamente enamorado de una mujer.

Con tantos éxitos logrados en sus más de cuatro décadas de trayectoria musical, Santa Rosa no puede darse el lujo de hablar mucho. Hacerlo significaría dejar fuera melodías, lo que posiblemente sería considerado imperdonable por muchos en la audiencia que solicitaban en voz alta sus peticiones.

Así el público se desvivió por su ídolo con Mentira, el tema de la telenovela mexicana Mirada de mujer: El regreso de TV Azteca, la más romántica de la noche y a la que más le hiciera segunda el publico con su canto.

Inmediatamente Gilberto decidió acentuar contrastes con la interpretación de Qué manera de quererte, poniendo a bailar a varias parejas que marcaban su espacio con sus rutinas salseras y que sin quererlo complicaban el trabajo de algunos meseros que se vieron forzados a navegar un mar tropical de danzantes en pleno apogeo.

Así Santa Rosa alternó ritmos acelerados y melosos con Derroche, Sombra Loca, Vivir sin ella y Perdóname. En esta última se pudo apreciar un poco del “soneo” con que el caballero salsero improvisa y cambia canciones: “Esta noche a la Conga yo vengo a pedirte perdón”.

Sus fanáticos no tenían nada que perdonarle.

“Estuvo excelente”, dijo Livy Morales de origen hondureño. “Me gustan muchas de sus canciones aunque se me olvidan sus títulos. Pero las canto todas”.

Para Dolores Montano del Este de Los Ángeles, esta era la primera vez que miraba a Santa Rosa en vivo. “Me encanta su música, con mucho sentimiento romántico pero no pierde el estilo de la sala”. Su hermano, Fernando, dijo que descubrió a Gilberto una década atrás y se convirtió en uno de sus predilectos. El tema que más le gustó del concierto fue Mentira.

“Estuvo muy padre el ambiente”, afirmo Rita Flores, quien se ganó un par de boletos al llamar la estación radial Latino 96.3 FM. Asistió junto con su esposo, Issac Aguirre, a quien no tuvo que rogarle mucho para ir al concierto. “Soy salsero y cumbiamero,” dijo el residente de Boyle Heights. “Gilberto Santa Rosa es de mis cantantes favoritos”.