Lucha libre se populariza en El Bronx (fotos)

Deportistas combinan el servicio social con el entretenimiento
Lucha libre se populariza en El Bronx (fotos)
“Bad Boy” castiga al “Angel Blanco” en un combate en Soundview.
Foto: Cortesía

NUEVA YORK — Se les puede ver en campamentos infantiles fotografiándose con los niños e impartiendo charlas sobre los beneficios del ejercicio físico para mantener “una mente sana en cuerpo sano”. En ocasiones compartiendo con los “viejitos” en los centros de ancianos con sus máscaras multicolores y sus cuerpos musculosos.

El primer sábado de cada mes, se destacan lanzando patadas voladoras, saltando por los aires y aplicando llaves y torciendo brazos en una pequeña arena situada en el barrio de Soundview, para deleite de decenas de niños y fanáticos que los siguen y los aplauden.

Son los 40 profesionales de la lucha libre de la Bronx Wrestling Federation, fundada hace tres años por Frank Segundo, conocido como “El Bronco Internacional”, de 50 años, quien lleva 30 practicando el popular deporte.

“Nosotros tenemos luchadores de muchos países latinoamericanos, de República Dominicana, Puerto Rico, México, El Salvador, Ecuador, etc., y combinamos los espectáculos de entretenimiento con el servicio social, este último gratis”, dijo “El Bronco”. “A nosotros nos llaman de muchos sitios porque a los niños les encanta vernos y fotografiarse con nosotros, y les enseñamos la importancia de ejercitarse y les aconsejamos que no hagan lo que nosotros hacemos en casa, porque podría ser peligroso”, señaló.

“El Bronco”, un trabajador de la construcción, se hizo famoso en la lucha libre dominicana, como parte de Dominicana de Espectáculos de “Jack Veneno”. Empezó muy joven, en los años 1980, y su inspiración fue el luchador “El Brillante“. Su meta era salir de país para ir a México.

Luego se pasó a la compañía Lucha Libre del Siglo XXI, del “Angel Blanco”, y después vino a Nueva York. En los 13 años que lleva en la ciudad combina su trabajo de entrenador de gimnasio y de lucha con los eventos de la Federación y los servicios sociales.

Entre los luchadores, están los mexicanos “Máscara Celestial” y “Sangre de Aguila“, los dominicanos “Chusen el Guerrero” y el “Angel Blanco“, y los puertorriqueños, “Bad Boy” y “Samuel Adams“, campeón de los Pesos Pesados de los Estados Unidos. Algunos luchan profesionalmente para la World Wrestling Entertainment.

Entre las reglas de la lucha figuran no golpear con el puño en la cara ni en la boca del estómago, ni hacer llaves que corten la respiración.

Los luchadores ganan por encuentro y, dependiendo de la categoría, puede ser $50, $100 ó $150. La mayoría lo hace por diversión y pasión y tienen que combinar el deporte con un empleo, como el mexicano Víctor Hugo, de 23 años, quien trabaja en el día vendiendo pollo frito y, de noche, se transforma en el luchador “Máscara Celestial“.

“Yo creo que nací para luchador”, dijo el entrevistado. “Desde niño mi deporte favorito fue la lucha, siempre he sido un apasionado de las máscaras y no me perdía los eventos de lucha en la televisión”, señaló.

Máscara Celestial” lleva ocho años luchando, y llegó de México hace dos años.

La meta del deportista es conquistar la faja de los pesos ligeros, una de las seis que están en poder de luchadores de la Bronx Wrestling Federation.

Martha Castillo, quien es fanática del “Caveman“, es una de las que va a los eventos de la organización, en el gimnasio Daro’s Extreme Fitness, localizado en el 1123 de la avenida Close, a ver los enfrentamientos entre los “malos” y los “buenos”.

“Yo llevo a mi hijo Tony, de 10 años, y nos pasamos una noche bien divertida y excitante, gritando y aplaudiendo”, dijo Castillo. “Los eventos son bien de barrio pero muy bien organizados y los luchadores son muy profesionales, unos técnicos y otros bien malos y rudos”, señaló.