Testigo niega su culpa

Susan Stewart se presentó en la audiencia del soldado Manning

Guía de Regalos

Testigo niega su culpa
El soldado Bradley Manning (cen.) cuando salía del juicio en Fort Meade, Maryland, tras ser declarado no culpable de 'ayudar al enemigo'.
Foto: EFE

FORT MEADE, Maryland.— La ex jefa de informática del Departamento de Estado testificó ayer viernes que nunca fue su culpa que el soldado Bradley Manning robara y filtrara 250 mil mensajes diplomáticos.

Susan Swart, ahora titular ejecutiva de información del Fondo Monetario Internacional, subió al estrado como testigo en la audiencia de sentencia del soldado raso de primera clase.

Manning afronta una pena de hasta 136 años de cárcel por entregar al sitio de Internet WikiLeaks —que difunde documentos filtrados— los mensajes diplomáticos, así como 470 mil informes de guerra sobre Irak y Afganistán además de algunos videos tomados en teatros de operaciones militares.

El procesado trabajaba en 2010 como analista de inteligencia en Irak cuando filtró los documentos a WikiLeaks.

Cuando Manning pasó los filtros de seguridad relacionada con materiales altamente secretos tuvo acceso a la red digital de información clasificada del Gobierno, en la que estaban los mensajes.

Swart dijo que ella no tuvo recelo en colocar los mensajes en la Red Enrutadora de Protocolo de Secretos de Internet.

“Yo creí que la intención del sistema era correcta: quien está en un sistema y está autorizado a manejar información clasificada, debe manejarla adecuadamente”, apuntó.

En el contrainterrogatorio, Swart afirmó que nadie en el departamento insinuó que ella fue responsable de la infracción de seguridad. “Nunca consideré que me hubieran echado la culpa”, dijo.

Afirmó que cuando WikiLeaks comenzó la difusión de los mensajes filtrados, el Departamento de Estado reaccionó de inmediato y trasladó los materiales a una red que tiene mayores restricciones, el Sistema Conjunto Mundial de Comunicaciones de Inteligencia, en la que los usuarios tenían que justificar su intención de leer los cables.

“Después del incidente de WikiLeaks, no se puede creer que se trate de una persona de confianza”, afirmó Swart.

Manning, de 25 años, oriundo de Crescent, Oklahoma, fue declarado el martes culpable de 20 de 22 cargos, entre estos infringir la Ley sobre Espionaje, robo y fraude informático. Fue absuelto del cargo más grave, a decir, ayudar al enemigo.

Bradley Manning dijo que filtró los materiales para exponer lo que describió como las malas acciones de las fuerzas militares y los diplomáticos estadounidenses.