Rodríguez vive un día largo y extraño

En medio del escándalo por el caso Biogénesis, A-Rod volvió al terreno en casa de los viejos 'Black Sox', el equipo que vendió una Serie Mundial.
Rodríguez vive un día largo y extraño
Rodríguez y Canó sonríen en el dogout; Alex dijo sentirse 'bien' al final del partido.
Foto: AP

CHICAGO— Fue uno de los días más extraños en la historia del béisbol. Y Alex Rodríguez fue el protagonista… o el villano.

Primero, se le impuso una larga suspensión. Luego, debutó en la temporada, en pleno agosto. Fue abucheado, conectó un sencillo y salió derrotado, junto con el resto de los Yankees.

Y lo más curioso es que, al final del día, dijo sentirse bien.

Rodríguez bateó de 4-1 en su primer juego de la campaña con Nueva York, pero los Medias Blancas de Chicago aplastaron el lunes 8-1 a los Yankees, para dejar atrás una racha de 10 derrotas consecutivas.

“Sólo espero que haya un final feliz en algún momento”, dijo Rodríguez.

En la jornada, las Grandes Ligas impusieron a Rodríguez una suspensión que abarcaría la temporada de 2014, por sus vínculos con el caso de la clínica Biogenesis, acusada de distribuir sustancias dopantes. El astro de los Yankees anunció que apelará la sanción.

Otros 12 peloteros, todos latinoamericanos, quedaron inhabilitados durante 50 juegos. Ellos sí aceptaron el castigo.

Entre los latinoamericanos castigados figuran los dominicanos Nelson Cruz y Jhonny Peralta, así como el nicaragüense Everth Cabrera. Los tres fueron elegidos para el Juego de Estrellas más reciente.

Si se toma en cuenta la suspensión de 65 encuentros impuesta a Ryan Braun el mes pasado por el mismo caso, así como algunos castigos anteriores, se eleva a 18 el número de peloteros a quienes se dictaron sanciones por su relación con Biogenesis of America, una clínica especializada en combatir el envejecimiento que fue acusada de distribuir sustancias prohibidas entre deportistas.

El castigo más severo fue para Rodríguez, toletero de los Yanquis de Nueva York y tres veces nombrado el Jugador Más Valioso, quien quedó inhabilitado por 211 juegos.

Pero horas después, A-Rod estaba vestido con el uniforme de los Bombarderos del Bronx, en la caja de bateo y en medio de una tormenta de abucheos por parte de los aficionados de Chicago.

A-Rod contra los Medias Blancas. Parecía una jugarreta del destino: La figura principal en la tanda de castigos más grande en la historia desde la que se impuso a los llamados “Medias Negras” hace casi un siglo, volvía precisamente contra ese equipo.

Rodríguez, en tanto, reapareció, dispuesto a desafiar el castigo dictado por las mayores.

“Nada de esto ha sido fácil”, dijo A-Rod, de 38 años. “Todo ha sido muy desafiante. Estoy seguro de que se cometieron errores en el camino. Pero aquí estoy. Soy un ser humano, me han sometido a dos cirugías de cadera y a dos de rodilla. Estoy luchando por mi vida. Tengo que defenderme a mí mismo porque, si no lo hago, nadie lo hará. Hay un proceso y estoy contento con ello. A su debido tiempo, esperaré el resultado”.