Autoridad para los enfermeros

California

Esto otoño, los californianos tomarán decisiones críticas acerca de sus opciones de cuidado de la salud ante la nueva ley que entrará en vigor el primero de enero de 2014. Los legisladores de California, sin embargo, tienen un plazo más corto —de hecho la próxima semana— para tomar la decisión correcta que asegure que los californianos tendrán acceso a servicios de atención de salud de calidad y asequibles en sus comunidades.

La SB 491 (Hernández), un proyecto de ley actualmente en revisión en el Comité de Profesionales de Negocios y Protección del Consumidor de la Asamblea de California, ayudaría a garantizar el acceso al cuidado médico al permitir a los enfermeros registrados practicar con toda la extensión de su educación y entrenamiento, y proporcionar servicios de atención médica primaria independientemente.

Los enfermeros practicantes son enfermeros registrados con grados avanzados y entrenamiento clínico que proporcionan atención médica efectiva en una variedad de escenarios. Están legalmente calificados para diagnosticar, administrar el cuidado de los pacientes, prescribir medicamentos y referir a los pacientes a especialistas.

Actualmente, California está experimentando una escasez de proveedores de atención primaria y la demanda aumentará enormemente el próximo año cuando millones de californianos más tengan acceso a cobertura de salud bajo la nueva ley de salud. Actualmente, tan solo hay un estimado de 30,000 médicos de atención primaria que sirven a los 37 millones de residentes de California. La SB 491 daría a 17,000 enfermeros registrados la libertad de proporcionar atención primaria de salud de calidad a muchos californianos más.

Décadas de pruebas demuestran que los enfermeros registrados proporcionan atención segura y efectiva, estén o no supervisados por médicos. Más recientemente, un estudio de 2010 por el Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias confirma que los enfermeros registrados proveen atención segura, de alta calidad, y rentable a sus pacientes. Sin embargo, las anticuadas leyes de California requieren que los enfermeros practicantes tengan la supervisión de un médico, agregando restricciones innecesarias y una burocrática supervisión.

Contrario a la retórica de los oponentes de la SB 491, ésta no es una “batalla” entre los doctores y los enfermeros. Los enfermeros registrados continuarán trabajando con los médicos a través de un enfoque de equipo centrado en el cuidado del paciente. Lo que la SB 491 hace es dar a las familias de California un mayor acceso a sus opciones de profesionales del cuidado de la salud.

La SB 491 modernizará las leyes de práctica médica de nuestro estado, permitiéndole a los enfermeros registrados hacer el trabajo para el cual han sido entrenados y educados: proporcionar servicios de salud básicos que necesitamos en nuestras comunidades. Diez y siete otros estados y el Distrito de Columbia ya han adoptado exitosamente propuestas de ley similares.

Si la SB 491 no avanza el martes, 13 de agosto, la escasez de proveedores de atención primaria será aún más crítica el próximo año, causando tiempos de espera más largos en nuestras comunidades. Esta es una oportunidad que simplemente no podemos permitirnos perder.