Demandan por tirana a la mano derecha de Jennifer López

Exempleado de la productora "Nuyorican" asegura que fue presionado para que renunciara
Demandan por tirana a la mano derecha de Jennifer López
Jennifer López no ha emitido comentarios, pero sus abogados han desestimado el reclamo del demandante.
Foto: AP

Jennifer López sufre la ira de sus antiguos empleados.

Aunque la estrella del pop ha hecho gala en más de una ocasión de sus habilidades en la mesa de negociación -los $12 millones que recibirá por participar en “American Idol” dan buena cuenta de ello-, la artista no ha podido evitar que uno de los exempleados de su productora televisiva “Nuyorican” se haya decidido finalmente a interponer una demanda en los tribunales para denunciar el “trato vejatorio” que habría recibido durante su etapa en la empresa.

El recurso judicial no hace referencia directa al papel que habría jugado la conocida artista en la “pesadilla” vivida por el ejecutivo Brian Schornak durante sus últimos meses en la compañía, pero el demandante alega que la representante personal de la vocalista, Elaine Goldsmith-Thomas, orquestó toda una campaña de desprestigio y de abuso continuado para hundir anímicamente a Schornak y precipitar así su dimisión, lo que constituye una sorprendente estrategia para Schornak teniendo en cuenta que la mánager de Jennifer ni siquiera forma parte de la plantilla de Nuyorican.

“El demandante asegura que [Elaine Goldsmith-Thomas] estaba decidida a hacer de su vida en la empresa toda una pesadilla, por lo que habría utilizado todo su poder de influencia para presionarle emocionalmente y someterle a un trato vejatorio y abusivo totalmente desvinculado del ámbito profesional”, reza un extracto del texto de la demanda que ha sido presentada en la Corte Superior de Los Ángeles, a la que ha tenido acceso el portal The Hollywood Reporter.

El complejo escándalo que afecta a uno de los negocios más lucrativos de Jennifer López podría salpicar personalmente a la artista, ya que el exempleado insiste en que su mánager actúa en nombre de la cantante cada vez que ejerce como tal, una compenetración total que podría llevar a pensar que la conducta “tiránica” de su agente equivaldría a la forma de proceder de la propia Diva de El Bronx.

Entre los retorcidos métodos de intimidación que el demandante atribuye a Elaine Goldsmith-Thomas, y por extensión a la propia Jennifer, se incluye un episodio en el que la mano derecha de la artista acusó a Schornak delante de sus compañeros de robar material de oficina, así como de beneficiarse ilegalmente de las ganancias que la productora obtuvo por uno de sus programas televisivos.

Mientras que la famosa cantante se mantiene al margen de este espinoso asunto, los abogados de su mánager no han dudado en rebatir las declaraciones del extrabajador, acusándole de mentir descaradamente y de llevar al juzgado alegaciones sin fundamento por el mero hecho de convertir un “frívolo tema” en una inmoral fuente de ingresos económicos.