Activistas aprovechan mundial IAAF para protestar

Personalidades y sociedad usan el mundial para mostrar su rechazo a la política anti gay rusa.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Activistas aprovechan mundial IAAF para protestar
La fiesta del atletismo empieza a pintarse con temas políticos.
Foto: EFE

LONDRES— Desde Hollywood hasta Broadway, la industria del espectáculo está usando sus estrellas y su poder financiero para protestar contra una ley antigay en Rusia que está ensombreciendo la imagen de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.

El actor y dramaturgo estadounidense Harvey Fierstein, el actor estadounidense George Takei y el escritor y actor británico Stephen Fry están entre quienes han condenado públicamente la nueva ley, alimentando una ola de indignación que está eclipsando los preparativos para los juegos de febrero del 2014.

Con estrellas y activistas usando su prominencia para llevar el asunto a la atención global, la represión a los gays en Rusia se ha vuelto una candente controversia que está presionando a los líderes olímpicos como ninguna otra desde las protestas sobre el Tíbet y derechos humanos antes de las Olimpiadas de Beijing en 2008.

El presidente estadounidense Barack Obama, el primer ministro británico David Cameron y el ex clavadista olímpico Greg Louganis han criticado la ley que prohíbe “propaganda de relaciones sexuales no tradicionales”.

La ley, firmada en junio por el presidente ruso Vladimir Putin, impone multas de hasta 15 días de prisión para quienes la violen, e incluye fuertes multas a quienes realicen desfiles gay. Extranjeros pueden ser deportados.

No estaba claro si Putin está haciendo caso a las protestas, pero la indignación internacional ha causado llamados a un boicot de los juegos.

Asimismo, el empeoramiento de relaciones entre Estados Unidos y Rusia por el asilo al ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden, Siria, derechos humanos y otros asuntos han elevado las tensiones antes de las Olimpiadas. Obama canceló una planeada cumbre con Putin luego del asilo a Snowden.