Minorías celebran fallo contra “Stop & Frisk” en NY

El dictamen judicial supone un duro revés para una de las prácticas policiales más rechazadas por hispanos y afroamericanos
Minorías celebran fallo contra “Stop & Frisk” en NY
Opositores de "Stop & Frisk" durante una protesta.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Nueva York — La decisión de la jueza federal Shira Scheindlin en contra del programa de ‘parar y revisar’, mejor conocida como “Stop & Frisk, da esperanza y alivio a los miles de neoyorquinos, especialmente a hispanos y afroamericanos, que por años han sufrido por esta táctica policial.

“La corte confirmó la realidad de la vida de muchos neoyorquinos… que cientos de miles de personas han sido detenidos y registrados ilegalmente”, dijo Roberto Concepción, consejero asociado de la organización Latino Justice.

“Ahora la comunidad se debe sentir más protegida y saber que sus derechos civiles van a ser respetados. Además, que con el proceso de colaboración que asignó la jueza, la gente va a tener más confianza en la Policía para reparar el daño que ha hecho por varios años con el programa de stop-and-frisk”, añadió Concepción.

Después de 10 semanas de juicio, la letrada determinó ayer que la práctica es “inconstitucional” y asignó a un monitor independiente para que supervisara los cambios en el procedimiento.

Según el líder, se trata de un proceso y los cambios no van a ocurrir de la noche a la mañana. “Se va a tomar un tiempo para que el NYPD implemente las reformas y para eso está el monitor asignado, para que se asegure que se implementen”.

En la decisión contenida en un documento de 195 páginas, la magistrada indicó que, entre el 2004 y 2012, se produjeron 4.4 millones de detenciones y cacheos, un 84% de éstas a personas de raza negra e hispanos. Además, el 88% de las personas detenidas no fueron arrestadas ni multadas y sólo en el 2% de los casos se encontró un arma.

“La decisión de la jueza es el sello de una autoridad que afirma que la táctica agresiva de la Policía es basada en la raza de la persona y es inconstitucional”, sostuvo Jessica Sanclemente, miembro del Comité de Justicia.

Sanclemente argumentó sobre la conexión entre la decisión de Scheindlin y la propuesta de ley “profiling bill” que estará en debate, por lo que esperan que pase el 22 de agosto en el Concejo Municipal.

Lo más importante de la decisión, según José López —organizador de Se Hace Camino Nueva York—, es que ahora el NYPD va a tener “transparencia y responsabilidad” al realizar la táctica.

“Es una luz a los abusos que han estado pasando y la Policía tiene que usar el programa con respeto y dignidad, ya que se ha demostrado que el 88% de las personas revisadas han sido inocentes”, agregó el líder comunitario.

Tras conocerse la determinación, Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York, confirmó, en conferencia de prensa, que apelará la sentencia.

“Esta es una decisión peligrosamente tomada por una jueza que no sabe cómo funciona la Policía”, declaró el funcionario, quien recalcó que el proceso sólo se realizaba sobre personas que respondían a descripciones de sospechosos de crímenes o si los agentes veían una actitud dudosa.

Raymond Kelly, comisionado de la Policía, negó que NYPD se base en el perfil racial para aplicar la táctica. Para sostener su punto, citó estadísticas policiales que indican que el 97% de las víctimas de tiroteos en la ciudad, en 2012, fueron personas de la raza negra e hispanos. Agregó que los lugares con mayor índice de crimen se ubican en vecindarios pobres, que es donde más viven las minorías.

Ambos insistieron en que gracias a este programa se redujo significativamente la delincuencia y el número de armas en la calle.

Para Patrick Lynch, presidente de la Asociación Benevolente de Policía, la decisión es “innecesariamente compleja”, no señala el problema real y hace el trabajo de las autoridades más peligroso.

El portavoz admitió que el NYPD tiene cuotas de las actividades policiacas como multas, detenciones y registros, pero que son el resultado de falta de fondos para la Policía y bajo personal en los cuarteles. Indicó que el aumento en este tipo de acciones se debe al número de cuotas que les exigen a los agentes.

El representante de los policías pidió que el alcalde, el Concejo y las agencias gubernamentales den los fondos suficientes al NYPD.

El próximo paso es esperar que la oficina de leyes de la ciudad revise el fallo para después presentar la apelación al juzgado.

“El NYPD es la fuerza más diversa y mejor entrenada del país y no creo que un monitor adicional sea necesario”, aseguró el concejal Peter Vallone, presidente del comité de Seguridad Pública del organismo.

“Sin embargo, es importante notar que la misma jueza dijo que no pide que el Stop & Frisk’ sea erradicado, y no pide que el NYPD abandone su política proactiva. De cara al futuro, estoy de acuerdo, y sigo creyendo que tenemos que asegurarnos de ‘Stop & Frisk’ se haga constitucionalmente, y asegurarnos de se continúe haciendo”, agregó Vallone.