EEUU cancela ejercicios militares con Egipto

Aumenta a más de 600 muertos por represión a seguidores de Morsi

Un hombre sostiene una copia del Corán sentado junto a docenas de cadáveres en la mezquita al-Imene en El Cairo, Egipto.
Un hombre sostiene una copia del Corán sentado junto a docenas de cadáveres en la mezquita al-Imene en El Cairo, Egipto.
Foto: efe

CHILMARK, Massachusetts/AP — El presidente Barack Obama canceló los ejercicios militares conjuntos con Egipto programados para el mes próximo aduciendo que Estados Unidos no puede continuar cooperando con el gobierno egipcio cuando mueren civiles en las calles. Encomendó a su equipo nacional de seguridad determinar qué medidas adicionales podría adoptar Estados Unidos.

Asimismo, aseguró que su país “no puede determinar el futuro de Egipto” y “no toma partido” por ninguna de las partes en la crisis que ha dejado ya más de 600 muertos.

“Estados Unidos no puede determinar el futuro de Egipto. Esa es una tarea para el pueblo egipcio”, afirmó Obama desde la isla de Martha’s Vineyard (Massachusetts) donde pasa sus vacaciones, a lo que añadió que su gobierno “no toma partido por ningún partido político o figura política”.

“Sé que es tentador que dentro de Egipto se culpe a Estados Unidos u Occidente o algún otro actor externo sobre lo que salió mal. Hemos sido culpados por los seguidores de (Mohamed) Mursi, hemos sido culpados por el otro lado como si fuéramos seguidores de Mursi. Ese enfoque no ayudará a los egipcios a lograr el futuro que se merecen”, argumentó el presidente.

Mientras tanto, según un reporte actualizado del Ministerio de Salud, el saldo de muertos del miércoles se elevó a 638 ayer al tiempo que la agitación se extendía por todo el país.

Ello hizo que ese fuese el día más letal desde que comenzó el levantamiento popular de 2011 que derivó en la renuncia del presidente Hosni Mubarak, un hito infame que no es buena señal para el futuro de una nación que ha estado convulsionada y dividida en los últimos dos años y medio.

El portavoz del ministerio, Jaled el-Jatib, dijo que la cifra de heridos por la violencia del miércoles ascendía a 3,717.

Ayer, las autoridades egipcias autorizaron a la policía a que use fuerza letal para proteger de ataques a las instituciones estatales clave y a sí mismos, después que partidarios del depuesto presidente islamista incendiaron dos edificios del gobierno local, cerca de la capital.

El Ministerio del Interior, que está a cargo de la seguridad nacional, dijo en un comunicado que las nuevas medidas se adoptaron después que una multitud enardecida irrumpió en ambos edificios en Giza, la ciudad vecina a El Cairo en la que se levantan las famosas pirámides.