Latinos temen perder programa en City College

El programa de asistentes médicos Sophie Davis podría verse afectado por un cambio en la administración

El proyecto fue implementado en la década de 1970.
El proyecto fue implementado en la década de 1970.
Foto: EDLP / Zaira Cortés

Nueva York — Estudiantes latinos del programa de asistentes médicos Sophie Davis de City College temen que un cambio de dirección contribuya a la pérdida de beneficios comunitarios, mientras alegan discrimen en el nuevo proceso de organización.

El proyecto, implementado en la década de 1970, se imparte con la colaboración del Hospital Harlem. La iniciativa se caracteriza por las oportunidades que brinda a estudiantes afroamericanos, inmigrantes y otros grupos minoritarios.

En los últimos años, unos 700 alumnos se graduaron bajo el riguroso Examen de Certificación Nacional de Medicina (PANCE). La meta es formar profesionales de la salud que provean servicios en las zonas más vulnerables.

En meses recientes, el cambio de administración tras la renuncia de la directora de origen puertorriqueño, Gemina Gates, generó la preocupación de estudiantes latinos y residentes de la región. Los inconformes alegan que el proceso de elección fue empañado por discriminación.

De acuerdo con una querella presentada ante la universidad, el 9 de agosto, un comité integrado por personal del programa, recomendó para la posición al médico afrocubano Paul Foster y a la doctora afroamericana Sandra Beysolow.

El documento indica que Maurizio Trevisan, decano de la Escuela de Profesiones de la Salud Pública, y el profesor Serafín Pinol-Roma, presidente del organismo, abogaron por la inclusión de una tercera candidata, la europea Theresa Horvath.

El grupo opositor al nombramiento, asegura que la postulación de Horvath violó disposiciones éticas, ya que algunos miembros del organismo fueron influenciados o presionados para considerarla en la elección. La denuncia incluye varias conversaciones por correo electrónico y declaraciones de testigos como evidencia.

Pese al rechazo, la académica fue elegida y tomará posesión del cargo el primero de septiembre.

“Horvath desconoce las necesidades de la comunidad. Su experiencia viene de atender programas para los blancos”, declaró Mark Torres, director de la organización Movimiento Poder Popular y graduado de City College. “Los residentes de Harlem temen perder el programa por falta de una adecuada dirección”.

Exalumnos y estudiantes temen que se repita la misma situación que ocurrió en 1998, cuando el programa para la certificación de enfermeras, que beneficiaba en su mayoría a estudiantes de minorías, fue cerrado.

“El cierre fue parte de un proceso de desplazamiento alentado por la universidad”, opinó Torres, quien fue un organizador estudiantil en la década de 1980.

Deidra Hill, vocera de City College, indicó que el programa de enfermería cerró por una crisis fiscal en la época, “pero hoy día la universidad tiene una economía sólida y un creciente apoyo filantrópico”.

El plan de estudio tiene una tasa del 100% de aprobados del PANCE, por lo que es considerado uno de los más exitosos del país.

Estudiantes, graduados y otros líderes demandan que sea Foster quien asuma la posición, al considerar que representa mejor las necesidades de la comunidad.

El médico, con 20 años de experiencia, es un graduado de City College y miembro de la facultad desde hace siete años.

“Foster tiene experiencia de primera mano con las comunidades minoritarias; él representa mejor los intereses del programa”, dijo la estudiante Stephanie Martínez.

Horvath fue directora del programa de asistentes médicos de la Universidad de Hofstra, en Long Island, cuyas estadísticas indican que el 63% de los estudiantes son blancos. Los latinos representan el 9%.

En respuesta a las alegaciones, Hill destacó que el proceso de elección acató las normas de contratación de CUNY, e incluyó reuniones entre cada aspirante y estudiantes, profesores y personal.

“Se realizó una encuesta en el campus para asegurar que todas las voces fueron escuchadas y representadas”, enfatizó. “Con base en una amplia participación y retroalimentación de diversos grupos, la doctora Horvath emergió como el principal candidato”.

La portavoz sostuvo que la escuela continuará “centrándose en su misión establecida y única para reclutar minorías poco representadas en el campo de la salud que históricamente son desatendidas”.

La funcionaria insistió en que la seleccionada tiene la preparación académica suficiente para asumir el puesto.

El 23 de agosto, grupos de la comunidad y estudiantes entregarán peticiones a la presidenta del centro, Lisa Staiano, abogando por Foster . Se espera una protesta a finales del mes.