Monterrey logra primera victoria

Bajada bajada bajada bajada bajada bajada bajada bajada
Sigue a El Diario NY en Facebook
Monterrey logra primera victoria
Neri Cardozo (der.) pelea la pelota con Joe Corona, de Xolos, en partido de la jornada 6 de la Liga MX; Rayados ganó por primera vez.

MONTERREY, México.— En un final dramático, Rayados por fin obtuvo su primera victoria del torneo al vencer 2-1 a Xolos en el Estadio Tecnológico, para llegar a 6 puntos y respirar por un momento en el Torneo Apertura 2013.

Rayados encontró recompensa a la buena intención de Víctor Manuel Vucetich en el segundo tiempo, que mandó a sus pupilos a adueñarse del balón y retomar un protagonismo que no encontró en los primeros 45 minutos.

Al 78′, Omar Arellano, quien acababa de cambiar a la banda derecha por órdenes del banquillo albiazul, buscó filtrar a Neri Cardozo, pero el balón quedó a la deriva, y cuando el rebote quedó a merced de la “Pina”, no dudó en reenviarlo al argentino, quien definió suave y cruzado ante el achique de Cirilo Saucedo.

Cardozo, quien había entrado de cambio para el segundo tiempo, fue el revulsivo ideal que necesitaba el equipo, y tras abrir el marcador, mostró compañerismo con Dorlan Pabón al ir a festejar el gol con el colombiano, quien fue sustituido.

Pabón, quien fue abucheado al inicio y durante el partido, y a su salida se dividió la despedida entre aplausos y rechiflas de la afición.

El gol fue el premio para unos Rayados que pasaron de ser dominados en el primer tiempo por los Xolos a convertirse en un equipo que mostró más ambición en la parte complementaria.

Pero al 87′ de tiempo corrido, Xolos apagó el ánimo en el Estadio Tecnológico al empatar el partido por medio de Paul Arriola, un canterano que recién había entrado, y que se apoyó en una gran finta de Édgar “Gringo” Castillo, para quedar en posición de remate y poner el 1-1.

La gente no daba crédito a lo sucedido, y cuando entraban en la desesperación y la impotencia, Humberto Suazo anotó el segundo gol rayado, y que finalmente fue el que marcó la diferencia.

El “Chupete” se lanzó una palomita tras un servicio de César Delgado por derecha, en un centro que fue mal medido por Cirilo Saucedo y que enloqueció un repleto Estadio Tecnológico.