Recortes en salud perjudican a latinos

Recortes en salud perjudican a latinos
La reducción de reembolsos a proveedores de Medi-Cal pone en riesgo la salud de los latinos que dependen de esa cobertura.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Medi-Cal

Reducir costos y ahorrar no siempre vale la pena. No cuando los ahorros no son ahorros. No cuando los californianos— incluyendo nuestra población latina—no pueden recibir la atención médica que necesitan en momentos críticos.

Esto es lo que ocurrirá con la reducción del 10% en el reembolso a proveedores de Medi-Cal, que entrará en vigencia pronto. Además de esos recortes, el presupuesto estatal obligará a los proveedores a devolver una porción significativa de los pagos realizados por Medi-Cal entre los años 2011 y 2013. Esto significa más de mil millones de dólares en recortes a Medi-Cal, que es el programa de salud del gobierno para individuos de bajos ingresos y escasos recursos. Estos recortes afectarán desproporcionadamente a los latinos, que representan 54% de los californianos que reciben beneficios de Medi-Cal.

Muchas familias que todavía se están recuperando de la reciente recesión dependen diariamente de Medi-Cal para servicios de salud y prevención. Estas familias necesitan Medi-Cal porque no tienen otra opción.

No está bien hacer recortes a Medi-Cal cuando la necesidad es tan grande y cuando muchos proveedores están luchando para sobrevivir perjudica al estado, a los proveedores y especialmente a los pacientes.

California ocupa el último lugar en la nación en materia de reembolsos a proveedores en Medicaid (Medi-Cal en California). Y eso es antes de que empiecen a aplicarse los recortes que se han propuesto, y antes de que el programa se expanda para agregar hasta 1.4 millones de personas más en los próximos cinco años como parte de la Reforma de Salud, según lo estiman UCLA y UC Berkeley.

Es indudable que más familias latinas se inscribirán en el programa como parte de esta expansión, con la consiguiente expectativa de tener acceso a los servicios de salud que necesitan.

Pero hay otra solución para California sin descuidar el bienestar de los más vulnerables en nuestras familias. El proyecto de ley AB 900, del asambleísta Luis Alejo (D-Salinas), por ejemplo, podría detener estos recortes devastadores.

Todos podemos trabajar juntos para no dejar de lado a las familias de California, incluyendo las familias latinas, en momentos de necesidad. Instamos a los líderes políticos del estado a que nos escuchen y actúen con sensibilidad para revertir estos recortes. Medi-Cal es la base de la red de seguridad del estado para nuestros vecinos, amigos y familiares más vulnerables. Debemos construir y fortalecer la infraestructura de salud del estado, no destruirla.