Garantizar la seguridad de la comunidad

El concejo municipal determinó abrumadoramente que las tácticas policiales discriminatorias de ‘Parar Y Revisar’ tenían que ser revisadas. Por consiguiente el alcalde Michael Bloomberg, que ha defendido firmemente su estancia a favor de la práctica, hizo lo esperado y vetó la medida.

En junio 27 dos de las enmiendas de la propuesta —Community Safety Act-— fueron aprobadas por el ayuntamiento con mayorías a prueba de veto. Un mes más tarde el alcalde Bloomberg vetó ambos proyectos de ley.

Hoy se somete a votación anulación del veto.

La ley surgió después de años de quejas sobre la discriminación racial y el abuso que ‘Parar y Revisar’ estaba engendrando. Hace sólo dos semanas, un jueza federal determinó que la practica era inconstitucional.

El Community Safety Act es una propuesta en dos partes. La primera, Intro 1080, establecería un inspector general independiente para investigar y revisar las políticas y la práctica policiales y hacer recomendaciones no vinculantes para el alcalde y el comisionado de policía. La segunda, Intro 1079, sería ampliar las categorías de personas que serían protegidas en casos de perfiles raciales y hacer exigible una ley antiperfil ya está en práctica.

Aunque la jueza federal ya determino e impuso un inspector independiente. Un voto de anulación por el Concejo de la conlleva implicaciones positivas y resonantes para futuros alcaldes y comisionados de la policía en el futuro y la forma en que se administra el NYPD y su relación con la comunidad.

Desde que el Concejo aprobó la propuesta, Bloomberg y varias organizaciones policiacas abiertamente amenazaron políticamente a todos sus oponentes para evitar una anulación.

La unidad en el Concejo Municipal es imperativa. No simplemente por la responsabilidad sino por la necesidad de proteger el proceso democrático y la voz del pueblo contra un alcalde oídos sordos.