Muertos en accidente de La Bestia eran hondureños

Muertos en accidente de La Bestia eran hondureños
Seis inmigrantes fallecidos y 35 lesionados es el saldo preliminar de un descarrilamiento ocurrido en el poblado de Tembladeras, Huimanguillo, Tabasco en los límites con las Choapas, Veracruz,
Foto: notimex

CHONTALPA, México/AP — Autoridades mexicanas informaron que ascendió a seis el número de migrantes fallecidos por el descarrilamiento de un tren de carga en el sur de México, mientras que cinco más permanecían en el hospital con lesiones graves.

El Instituto Nacional de Migración (INM) informó en un comunicado que los migrantes muertos fueron identificados como hondureños de entre 19 y 58 años.

El descarrilamiento de La Bestia, el tristemente famoso tren de cargo usado por migrantes para intentar llegar a Estados Unidos, el domingo en el estado sureño de Tabasco y según algunos testigos algunas de las víctimas habrían sido de algunos que se amarraron entre las escaleras de los vagones, como suelen hacerlo para evitar caerse en caso de dormirse.

El INM señaló que las víctimas mortales hasta ahora son los hondureños Rubén Gómez Aguilar, de 27 años; Félix Ponce Aguizon, 58; Gerardo Antonio Sandoval Díaz, 23; José Manuel Guerrero Sabillán, 20; Darlin Adriel Valle Banegas, 19; y Rufino Aguilar Ferrera, 22.

Diversos cuerpos de seguridad mexicanos continúan con los trabajos para levantar los vagones y determinar si no hay más cadáveres debajo de ellos.

Ocho de los 12 vagones del tren en el que viajaban más de 200 migrantes se descarrilaron. La mayoría provenían de Honduras.

La cancillería de Guatemala elevó el lunes de dos a cuatro el número de migrantes de su país heridos, identificados como Doris Adalí Leal López, Nery Estuardo Guerra Guzmán, Amílcar Cervantes Roque y Luis Fernando Paiz. Ninguno fue reportado con heridas de gravedad, sólo golpes y contusiones.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes ha informado que el tren viajaba a una velocidad baja, de 10 kilómetros por hora, con una carga de 55 toneladas de chatarra. Señaló que aún se indagan las causas específicas del accidente en un tramo donde las vías fueron reconstruidas en el 2009.

La locomotora y el primer vagón no se descarrilaron, por lo que fueron utilizados para trasladar a las víctimas al hospital más cercano, en el vecino estado de Veracruz. El accidente ocurrió cerca de un rancho de Huimanguillo, una zona pantanosa rodeada de lagos y bosque del estado de Tabasco a donde no llegan las señales de telefonía móvil.

José Héctor Alfonso Pacheco, un hondureño de 48 años que viajaba en el tren, dijo que algunas de las víctimas se habían amarrado a las escaleras que hay entre los vagones para evitar caerse en caso de quedarse dormidos.

“Muchos hermanos hondureños se amarraron, son los que pudieron soltarse, esos son los que se mataron”, comentó.

Agustín Sorto Ayala, hondureño de 22 años, dijo que antes del accidente se subieron varias personas armadas que fueron de vagón en vagón amenazando a los migrantes de que tenían que pagarles por permanecer en el tren o de lo contrario serían bajados. Otro de sus connacionales, Marcio Rodríguez de 39 años, refirió que en algún momento también les dijeron que más adelante, en el puerto de Coatzacoalcos del estado de Veracruz, se iban a “arreglar” con un presunto jefe de un grupo criminal.

Y entonces vino el accidente.

Aunque el número de mexicanos que emigra a Estados Unidos se ha reducido significativamente, ha aumentado el número de centroamericanos que hacen el viaje de 1,600 kilómetros (1,000 millas) al norte, debido en gran parte a la creciente violencia en su patria por la propagación de los cárteles mexicanos de la droga. El delegado regional en Coatzacoalcos del INM, José Augusto Boleaga, dijo que las autoridades les ofrecieron a todos los migrantes sobrevivientes su “regularización” para poder permanecer en el país.