Hispana la voz que hoy sueña como MLK en Washington

Fuerte presencia de latinos en el evento con el cual se conmemoran los 50 años de la Marcha por los derechos civiles

Hispana la voz que hoy sueña como MLK en Washington
Juanita Rivera, de 87 años, y su hijo Francisco Solá, de 56, velan por los derechos de futuras generaciones.
Foto: EDLP / JOSE ACOSTA

Como lo hicieron hace medio siglo, los hispanos dejan escuchar sus voces hoy durante el 50 aniversario de la Marcha en Washington por los derechos civiles, evento que culmina con un discurso del presidente Barack Obama en el monumento desde el cual Martin Luther King Jr. pronunció su histórico discurso “Yo sueño”, en 1963.

Desde temprano en la mañana la multitud se concentró frente al Monumento a Washington, muchos con sombrillas para cubrirse de la lluvia y otros portando carteles que leían “Protejan el derecho al voto” y “Más empleos y justicia social”.

Entre quienes piden protección al voto, una reforma migratoria integral con vía a la ciudadanía y fin a la discriminación, está Juanita Rivera, de 87 años, y su hijo Francisco Solá, de 56, quien vino en representación de la entidad que preside en Riverside, California, el Latino Voter Registration Project.

“Yo traje a mi madre, quien está en silla de ruedas, a apoyar el 50 aniversario de la Marcha en Washington que fue decisiva en la lucha contra la discriminación racial, que no sólo afectaba a los afroamericanos sino también a los latinos”, dijo Solá.

“Mi mami me cuenta que cuando ellos llegaron en los años 1950 a Nueva York no podían vivir en cualquier parte porque había discriminación. Y gracias a las luchas por los derechos civiles de Martin Luther King, se han obtenido logros trascendentales en ese sentido”, señaló.

Solá dijo que en California hay muchas ciudades donde están cambiando las reglas del juego para limitar el voto de las minorías, “por ejemplo cambiando la fecha de las votaciones y cancelando el periodo de votación temprana”.

Juanita, por su lado, dijo que pidió estar en la marcha porque agradece mucho a Martin Luther King. “En la época en que él luchó por los derechos civiles y la igualdad social, a mí me decían en mi comunidad que no hablara español”, recordó.

“Vine porque quiero que mis nietos y mis biznietos tengan un mejor mañana”, dijo la mujer.

Entre los asistentes al evento se encuentra el dreamer Jesús Cordero, de 18 años y estudiante de Nueva York, que disfruta del programa de Acción Diferida, el cual lo protege de ser deportado. Más de 430,000 jóvenes han recibido este beneficio desde que se aprobó hace un año, según reveló la Casa Blanca.

“El Dr. King dijo en su discurso Yo sueño: ‘Ahora es el momento de salir del oscuro y desolado valle de la segregación hacia el camino soleado de la justicia racial’”, dijo Cordero, quien fue traído a Estados Unidos por sus padres mexicanos cuando él tenía tres años.

“El sueño de King pervive aún en los 11 millones de indocumentados que viven en la sombra y que quieren salir a la luz con una reforma migratoria que asegure la unidad familiar, el fin de las deportaciones y un camino rápido a la ciudadanía”, señaló.

El proyecto de ley para la reforma migratoria fue aprobado en junio por el Senado, de mayoría demócrata, y está pendiente de discusión en la Cámara de Representantes, de mayoría republicana.