Hacia adelante para un Nueva York mejor

Las elecciones este año para elegir el alcalde de Nueva York son de suma importancia. La pregunta es: ¿seguimos moviéndonos adelante con un cambio positivo o dejamos que políticos de carrera permitan que Nueva York regrese a los años de alta delincuencia, calles sucias y escuelas que estaban fallando a nuestros hijos? No quiero que eso suceda, y por eso me postulo para alcalde.

Al igual que muchos de la comunidad hispana, yo soy un inmigrante. Mi familia vino a Nueva York de Grecia cuando yo tenía seis meses. Éramos pobres y nos establecimos en Harlem. Mi padre trabajó como camarero para sostenernos.

Afortunadamente, recibí una buena educación de escuela parroquial y pública. Me gradué de Brooklyn Tech High School y de la Universidad de Nueva York, mientras trabajaba noches y fines de semana para ayudar a mis padres. Durante mi último año en la universidad trabaje en un colmado y cuando tenía 25 años ya tenía diez supermercados en la ciudad. Viví el sueño americano.

Ahora, 40 años después, tengo casi 2,000 empleados que trabajan en nuestro equipo. Más del 90% representan minorías y la mayoría hispanos. Muchos han trabajado para nosotros por 30 y 40 años. Mis raíces en la comunidad hispana no terminan con mis empleados. Fuimos los primeros en surtir productos Goya. Hemos empleado a cientos de personas de Puerto Rico y República Dominicana. Cuando los huracanes han devastado el Caribe estoy presente con suministros para ayudar a los necesitados.

Mi pasado sirve de prólogo para el future y lo que he planeado hacer por nuestra ciudad mejorará su calidad de vida, la de sus hijos y nietos.

Las pequeñas empresas son el alma de Nueva York. Ya sea la bodega en la esquina, el restaurante local o el contratista que hace mejoras en su hogar. Esas son las empresas que hacen nuestros vecindarios florecer. Fomentan al empresario que se esfuerza por la oportunidad de vivir el sueño americano, son los que emplean a miembros de su familia, vecinos y nuevos inmigrantes. Ofrecen esperanza y oportunidad a toda persona trabajadora que viene a Nueva York buscando una vida mejor.

Para mantener viva esa oportunidad tenemos que evitar que Nueva York se deslice hacia atrás. Eso significa que tenemos que respaldar a Comisionado Kelly y la Policía para que tengan los recursos y adiestramiento para combatir el crimen. No podemos cederles el control de las calles a los maleantes.

La grandeza de nuestros logros es determinada por la perseverancia y el trabajo. Los universitarios aportarán al futuro de nuestra ciudad al igual que los que escogen las carreras vocacionales de electricistas y plomeros, ambos crean negocios y empleos. Es clave mejorar la educación y ampliar las opciones vocacionales para crear una opción honorable que a la vez disminuya la deserción escolar y les permita contribuir al desarrollo económico de nuestra ciudad. Me comprometo a facilitar los permisos, disminuir los impuestos, tarifas y regulaciones que limiten el desarrollo empresarial de los latinos y latinas. Con su apoyo, llegaré a la alcaldía y juntos podremos honrar el trabajo, sacrificio y el legado de nuestros padres haciendo mi plan realidad y manteniendo la grandeza de nuestro Nueva York para futuras generaciones.

(John Catsimatidis es candidato a la alcaldía por el Partido Republicano)

Alrededor de la web