Caravana de “exbraceros” mexicanos viene a protestar a NYC

Cerca de 3 millones de exbraceros reclaman el pago de un Fondo de Ahorro, que se les prometió hace décadas cuando trabajaron en los campos de Texas y California
Caravana de “exbraceros” mexicanos viene a protestar a NYC
Luís García (centro), junto a otros exbraceros emprendieron el 21 de agosto desde México hacia Washington D.C
Foto: EDLPZaira Cortés

Nueva York — Ayudado de muletas, don Luís García se sostiene con esfuerzo, pero su cansancio no se manifiesta en su voz. Con firmeza narra la odisea que lo trajo a la Gran Manzana en busca de justicia social, tras 49 años de haber concluido el programa “Bracero”.

El acuerdo laboral se realizó entre el gobierno de Estados Unidos y México en los años de 1942 a 1964. Para entonces 4.6 millones de mexicanos trabajaron para el gobierno estadounidense en los campos de Texas y California.

Más de 3 millones de exbraceros y sus viudas que aún con vida están exigiendo el pago de un Fondo de Ahorro, que fue establecido por el gobierno norteamericano con la deducción del 10% de su salario y que entregaron al gobierno mexicano. Pero desde entonces no les han pagado. “Nos robaron nuestro dinero”, expresó don Luís, de 78 años. “Aunque tengo problemas para caminar, vine en la caravana para denunciar la corrupción en mi país”.

Unos 20 exbraceros, sus hijos y viudas emprendieron el viaje el 21 de agosto desde México como parte de su lucha por lograr justicia.

El grupo se encuentra en la iglesia San Paul, en Manhattan, durante su visita en Nueva York. El viernes realizarán una manifestación frente el Consulado Mexicano a las 2 p.m. Más tarde se dirigirán a las Organización de las Naciones Unidas para demandar el respeto a sus derechos laborales y civiles.

La próxima semana la caravana viajará a Washington D.C., para encontrarse con congresistas y líderes comunitarios.

Simona Reyes, de 78 años, viuda e hija de braceros, dijo tener la esperanza de que su esfuerzo logre la justicia que su esposo no vio.

“Paso hambre, cansancio y penurias, pero tengo el corazón fuerte para gritar la pobreza en la que vivimos”.

La mayoría de los braceros viene de los estados mexicanos de Jalisco, Chihuahua y Zacatecas. Se espera que la caravana concluya en 8 de octubre, en la ciudad de México.