La Academia de cine rinde tributo a Gabriel Figueroa

Por primera vez se homenajea a uno de los mejores directores de fotografía
La Academia de cine rinde tributo a Gabriel Figueroa
Gael García Bernal, Rodrigo Prieto, Gabriel Figueroa Flores, Silvia Pinal y Gregory Nava antes del homenaje que la Academia de Cine organizó para el fotógrafo mexicano.
Foto: AP

Los Ángeles — La magia de Gabriel Figueroa (México 1907-1997) no sólo estaba en sus postales: su personalidad y su calidad humana completaban su majestuosidad.

“Era una gran persona”, describió Silvia Pinal, de las últimas actrices que trabajó con el legendario director de fotografía. “Era un gran esposo [estuvo casado con Antonieta Flores], un buen padre y un verdadero amigo”.

Pinal, junto con el actor y productor Gael García Bernal, el director de fotografía Rodrigo Prieto, el director Gregory Nava, el actor y productor Edward James Olmos y el hijo del cineasta mexicano Gabriel Figueroa Flores, participaron en el homenaje que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas realizó en honor al legendario cinematógrafo mexicano, en un evento abierto al público en su edificio en Beverly Hills.

Este tributo se complementa con la exhibición Under the Mexican Sky: Gabriel Figuera—Art and Film, que debutará mañana —y se mantendrá abierto hasta el dos de febrero— en el Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad (LACMA).

Durante tres horas, el panel habló sobre la obra de esta leyenda que destacó principalmente en la Época de Oro del cine mexicano, y se proyectaron algunas escenas de clásicos como “Enamorada”, “La perla” o “Los Olvidados”, por mencionar algunos.

También dieron detalles que poco se conocen, como anécdotas que vivieron con el cineasta y las que, en el caso de Prieto y García Bernal, tuvieron sin haberlo conocido directamente.

Prieto por ejemplo, comentó que, de muy joven, cuando aún no entendía por completo la obra de Figuera, tuvo la oportunidad de conocerlo y de que le autografiara un póster con el afiche de La Perla.

“Era una de mis películas favoritas”, dijo en entrevista antes de su participación en el panel. “No sé qué tanto haya influido en mi estilo fotográfico, pero sí en inspirarme a buscar la creación de imágenes con fuerza”.

En el caso de Bernal, dijo a la audiencia que él posee un saco de un traje smoking que obtuvo como obsequio por parte de una de las hijas del cineasta.

“Cuando me lo puse y metí las manos en las bolsas, encontré papelitos, en donde había apuntes personales”, compartió ante la sorpresa de Gabriel, el hijo de Figueroa, que aparentemente no lo sabía.

Nava, quien fue el moderador de esa amena charla, mostró una gran habilidad y conocimiento del trabajo y la carrera de Figueroa, por lo que la conversación con los invitados permitió una información fluida.

“Figueroa, con sus imágenes, capturó el alma de México, fue un extraordinario fotógrafo… Yo estuve muy influenciado por él; se puede ver en mis trabajos como ‘El Norte’, ‘My Family’ y ‘Selena’”, expresó el director.

Silvia Pinal no fue sólo de las últimas actrices en trabajar en una película de Figueroa, sino que es de las pocas estrellas vivas de la época en la que el cine mexicano tuvo su mayor esplendor.

“Para mí la mejor película en la que trabajé con él fue ‘Divinas Palabras’: era de época, una película muy fuerte, con un desnudo que hice”, comentó la primera actriz.

Pinal trabajó en cinco películas con Figueroa: otra de ellas fue ‘Simón del desierto’, donde también hizo un desnudo parcial.

Su hijo Gabriel comentó detalles de cintas como ‘Macario’, donde hizo especial mención de la manera en que su padre lograba algunos efectos en sus tomas.

Figueroa —también Pinal— trabajó con grandes directores en más de 200 filmes, como el español Luis Buñuel en obras como “El ángel exterminador” o “Los Olvidados”, pero la mayoría de sus trabajos los hizo al lado de Emilio “El Indio” Fernández, actor, productor y director de cine.

Pero su obra también se proyectó en Hollywood en largometrajes como “The Fugitive”, de John Ford, “Two Mules for Sister Sara”, con Clint Eastwood, o “The Night of the Iguana” y “Under the Volcano”, de John Huston.