Papel higiénico provoca toma de fábrica en Venezuela

La empresa privada Manufactura de Papel C.A. fue intervenida temporalmente por el gobierno para verificar los procesos de producción ante la escasez del artículo
Papel higiénico provoca toma de fábrica en Venezuela
El presidente venezolano anunció un plan para aumentar la fiscalización de la producción de bienes y combatir el desabastecimiento de algunos productos.
Foto: Archivo

CARACAS, Venezuela — Las autoridades venezolanas acordaron la ocupación temporal de la empresa privada Manufactura de Papel C.A. para verificar los procesos de producción de papel higiénico, anunció el viernes la administración de Nicolás Maduro.

El vicepresidente Jorge Arreaza dijo en su cuenta de Twitter que el gobierno realiza la “ocupación temporal” de la empresa MANPA, ubicada en el estado central de Aragua, para “verificar el proceso de producción, comercialización y distribución del rubro de papel higiénico”.

Arreaza no indicó el período de tiempo que se extenderá la medida ni las razones que llevaron al gobierno a realizar la intervención.

La AP llamó a las oficinas de la empresa en Caracas para obtener una reacción sobre la medida, pero ésta no hizo declaraciones.

MANPA es una de las principales procesadoras de papel del país que fabrica papel higiénico, útiles escolares y de oficina, bolsas y sacos. El gobierno maneja desde hace ocho años la empresa papelera Venepal que fue expropiada luego que los dueños de la compañía se declararon en quiebra.

Hace una semana, el presidente anunció un plan para intensificar la fiscalización de la producción, el transporte y el comercio de bienes, y combatir el desabastecimiento de algunos productos que se ha intensificado en los últimos meses.

Maduro justificó el plan alegando que la oposición estaría preparando un “colapso total” para afectar la economía, pero no presentó pruebas.

Estos rechazaron la alegación y señalaron que el gobierno de Maduro recurre a las denuncias de complot, magnicidio y sabotaje para desviar la atención de los venezolanos de los severos problemas generados por la inflación galopante, el desabastecimiento de productos básicos y una creciente criminalidad.

Venezuela enfrenta desde principios de año una fuerte escalada de los precios y severas dificultades de abastecimiento de algunos alimentos, medicinas y bienes básicos como papel higiénico, debido a la caída de la producción y las importaciones generadas por la merma en la entrega de las divisas oficiales.

La inflación interanual cerró en agosto en 45.4% mientras que el índice de escasez se ubicó en 20%, una de las tasas más altas que se ha alcanzado desde el 2009 cuando comenzó a difundirse el indicador.

Durante los 14 años de gobierno del fallecido expresidente Hugo Chávez, el Estado realizó numerosas expropiaciones y ocupaciones de empresas y tierras como parte del proceso para instaurar en el país un modelo socialista. Analistas y opositores han señalado que las políticas de expropiaciones e intervenciones, y los sistemas de control de precios y de cambio que se vienen aplicando desde hace una década han afectado la producción en el país y desestimulado nuevas inversiones privadas.

Para atender el problema de desabastecimiento, Maduro dijo la semana pasada que acordó con su par colombiano, Juan Manuel Santos, elevar las importaciones de diversos productos del vecino país para cubrir la demanda local y fortalecer las reservas alimentarias del gobierno.

“Debe empezar a llegar a Venezuela la próxima semana más de $600 millones en compras a Colombia para fortalecer el abastecimiento de productos para el pueblo”, expresó el mandatario.

Maduro decidió también que el Estado comprará en el mercado local e internacional, en un lapso no mayor de 10 meses, unas 3.6 toneladas de diversos productos y alimentos, con una inversión estimada de unos $4,650 millones, para atender el desabastecimiento, según señala la Gaceta Oficial que fue difundida el viernes.

Venezuela es altamente dependiente de las importaciones, las cuales suplen más de la mitad de los alimentos procesados que se consumen en el país, según cálculos de la encuestadora local Datanálisis. Durante el 2012 las importaciones alcanzaron casi los $60,000 millones.