Dodgers esperan por rival

Sigue a El Diario NY en Facebook
Dodgers esperan por rival
Los jugadores de los Dodgers celebran con champaña su paso a la disputa del banderín de la Liga Nacional.
Foto: ap

Los Angeles — Ya con las botellas de champaña y de cerveza reciclándose, recuperados de la fiesta en la noche de un lunes mágico, y con los nervios y emociones bajo control, los Dodgers se disponen ahora a esperar al rival de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional que inicia este viernes.

El dramático jonrón de Juan Uribe que sepultó a los Bravos de Atlanta en el octavo inning del cuarto juego de la Serie de División es parte de un pasado inolvidable.

Los Dodgers aguardan inflados, y con justa razón, al ganador del partido de hoy entre los Piratas de Pittsburgh y Cardenales a celebrarse en el Busch Stadium de San Luis.

El playball del primer juego de la contienda conformada de siete (cuatro a ganar) donde está de por medio el boleto a la Serie Mundial, podría decretarse este viernes en el Dodger Stadium siempre y cuando los bucaneros eliminen a los pájaros rojos. Caso contrario, los blanquiazules viajarían a San Luis.

“Faltan dos pasos para festejar a lo grande. Tenemos que seguir positivos. No importa quién sea el rival, no discriminamos”, dijo Hanley Ramírez, una de los grandes responsables de la excepcional temporada 2013 de los Dodgers.

“Los dos [Piratas y Cardenales] son tremendos equipos por eso están ahí en la lucha. Vamos a esperar lo que pase y estar preparados para lo que venga”, agregó el paracorto estrella de la novena azul.

A medida que se acerca la hora de la Serie de Campeonato, los momios continúan incrementándose a favor de los Dodgers, que van como favoritos a la búsqueda de la Serie Mundial tras 25 años de espera.

Las tropas de Don Mattingly cerraron la Serie de División con un promedio de bateo colectivo de .333, en base a los .500 de Ramírez, Yasel Puig (.471), Uribe (.375), Carl Crawford (.353) y Mark Ellis (.333).

“No nos vamos a atener a lo que ya hicimos. Lo importante es que vamos unidos como equipo. Somos como una familia, incluyo a la fanaticada nuestra. Hemos aprendido de los veteranos como Uribe que ya sabe lo que es ganar una Serie Mundial y eso nos ayuda a los que estamos participando por primera vez en la postemporada”, señaló Hanley sobre su paisano dominicano que fue el héroe de la Serie Mundial del 2010con los Gigantes de San Francisco.

“En cualquier lugar que comencemos la serie que viene, vamos con la W [victoria] en la mente. Ser siempre positivo, saltar motivados al terreno, eso es lo importante en estos partidos”, puntualizó Ramírez, que ganó el trofeo Hank Aaron, como el mejor bateador de las Grandes Ligas.

Ramírez cerró la temporada regular con .345, 20 jonrones y 56 carreras impulsadas en solo 86 partidos debido a lesiones que lo enviaron un par de veces a la lista de inhabilitados.

“Sinceramente es un gran honor para cualquier pelotero. Por ahora solo necesito estar saludable para seguir contribuyendo con este gran equipo”, puntualizó el quisqueyano.