México: destino final

En tres años se duplican los trabajadores calificados que se instalan en el país
México: destino final
Haiqiao Chen, comerciante chino en México.
Foto: La Opinión - . Gardenia Mendoza

MÉXICO, D. F.— A primera vista son el clima, la calidez de la gente y la vecindad con Estados Unidos, las razones por las cuales artistas, empresarios, comerciantes, ejecutivos y aventureros extranjeros quieren vivir en México, hasta el punto de duplicar las cifras aquí en sólo tres años.

Pero en una segunda revisión, sus bolsillos dan cuenta que los motivos tienen también explicación en la buena racha del país que escaló este año al sitio 21 en el mundo por su estabilidad económica, que lo hacen ya no sólo expulsor de migrantes sino destino.

Dan cuenta rostros como el de dos empresarios chinos que se mudaron hace dos años para montar una franquicia de joyería; un méxico-estadounidense que aprendió el negocio de la venta de verduras frescas allá para cadenas de supermercado que produce aquí, a lado de su familia; un colombiano que trajeron de Medellín para ser chef y ya no quiso regresar, o un pianista español que logró en seis años el éxito que no tuvo en una década en Europa.

Todos alimentan historias que se sobreponen a las inconveniencias de una nación que aún padece desigualdad, corrupción, deficientes sistemas legal, político, educativo , de salud y seguridad, pero al que todos llaman ahora hogar.