Afilado el nuevo ‘Machete’ de Robert Rodríguez

La nueva entrega de 'Machete Kills', que se estrena el 11 de octubre, cuenta con actores invitados como Lady Gaga, Antonio Banderas y Demián Bichir.
Afilado el nuevo ‘Machete’ de Robert Rodríguez
Danny Trejo encarna a Machete Cortez, un exagente federal mexicano reclutado por el presidente de los Estados Unidos (Charlie Sheen) en una misión encubierta.
Foto: Open Road

Si alguien piensa que el cine de Robert Rodríguez no tiene límites —tras ver escenas como aquélla en Machete Kills en la que su estrella, Danny Trejo, dispara un arpón contra un villano que luego es lanzado contra las aspas de un helicóptero, descuartizándolo y causando la explosión del aparato—, el director texano de 45 años no dudará en hacerle cambiar de opinión.

“Uno siempre se marca límites en lo que puede hacer [en una película]”, comentó el miércoles vía telefónica a La Vibra. “Siempre tengo claro el tono que quiero”.

“Por lo que respecta a la acción y la violencia, todo depende del tono. Si en una película, el héroe le da una paliza a alguien y luego le lanza un arpón y lo mata, y se lo queda mirando, eso es una [escena] bastante seria. Pero si se trata de Machete y tras disparar el arpón, el cuerpo termina en las hélices del helicóptero y todo explota… ¡eso es Bugs Bunny! [risas]. Es divertido”, prosigue.

Al fin y al cabo, asegura, “hay que contemplar las películas de acción desde una perspectiva de cuán alocadas pueden llegar a ser, incluso cuando en teoría son serias. No se trata de hacer broma, pero sí de mostrar lo alocadas que pueden ser”.

Machete Kills, de este modo, bebe de la inspiración histérica e hilarante de los celebrados Looney Tunes, cortos animados, hoy clásicos, a los que el director de El Mariachi, Desperado, Sin City o la serie Spy Kids —además de propietario de la compañía Troublemaker Studios en Austin— rinde un sangriento homenaje.

El filme, que se estrena el viernes, sigue las peripecias de Machete, esta vez contratado por el mismísimo presidente de Estados Unidos (Charlie Sheen, acreditado con su nombre de nacimiento, Carlos Estevez) para que lidie con un aparente mafioso mexicano (Demián Bichir) cuya intención es desatar un ataque contra Washington si sus políticos no deciden poner punto y final a la violencia en el país vecino.

En medio de todo ello, un comando de mujeres aguerridas lideradas por Sofía Vergara, un villano del altura (Mel Gibson), un puñado de cameos por parte de actores como Antonio Banderas, Cuba Gooding Jr. y Lady Gaga, y la repetida presencia de Jessica Alba y Michelle Rodríguez, inseparables compañeras de Machete.

Éste, en palabras de su creador, es un héroe que “siempre va mucho más allá de todo el mundo. Él no sabe que es un héroe, porque se considera de lo más normal. Pero tiene algo extraordinario, sobrehumano, que él mismo empuja para ver hasta dónde llega. En el momento en que se pone encima de un misil y es capaz de manejarlo, es cuando el público asume que puede hacerlo todo y se los creen [risas]. Porque creen en el mito, la leyenda. Es más grande que la vida misma”.

Hay algo en Danny Trejo que me recuerda a un latino Charles Bronson.

Oh, sí. Charles Bronson era un héroe a la fuerza. Y lo pudo ser, a pesar de su imagen, porque simplemente creía ser alguien normal y corriente. Eso lo hizo humano. Y por eso, era capaz de hacer cosas sobrehumanas. Nuestra intención es hacer de Machete el héroe definitivo: si es colgado del cuello, no muere al instante. Eso es lo que me refería al hablar del mito y la leyenda. Por eso necesito a alguien como [Danny Trejo]. No puede ser alguien atractivo, porque eso no sería creíble.

Al crear el reparto de esta película, ¿grabaron las conversaciones? Porque me encantaría verlas en un extra del Blu-ray. Ese reparto es increíble…

[risas] Es divertido y de hecho fue fácil, porque todos conocían a Machete. Ayudó el haber hecho la primera película. Si llamas a Lady Gaga, a Sofía [Vergara], Mel Gibson, Demián [Bichir], Charlie Sheen… todos responden: “¡oh, conozco a Machete!”. Les cae bien y saben que hacer una película de Machete significa que se lo pasarán bien y que darán vida a un personaje que normalmente no interpretan. Y conmigo saben que se rodará todo muy rápido. Fue más difícil convencer a la gente la primera vez. Pero en esta fue fácil.

Hay dos actuaciones que destacan en el filme: Demián Bichir, que debería ser el nuevo villano en el próximo Bond…

Demián es brillante…

Y Mel Gibson, que es un cineasta genial…

Realmente lo es. Cuando mencioné a la gente que iba a trabajar con él, todo el mundo respondió: “oh, siempre me ha gustado”. La gente sigue respondiendo a él como artista. Los tabloides y la historias [personales]… Como artista, la gente sigue respondiendo bien, porque su trabajo es espectacular.

Es un reparto, entre comillas, caótico… ¿Cómo encuentras el balance?

Siempre trabajo con ellos a solas. Y cuando los mezclas, sus estilos distintos, funciona porque les doy libertad y cada uno aporta su personalidad.

Tú nunca dispones de un presupuesto holgado en tus películas. ¿Cuánta libertad tienes durante el rodaje para no pasarte del dinero asignado?

Tengo mucha libertad, porque tenemos tan poco tiempo… Lo rodamos todo en 29 días, lo que es un calendario muy ajustado. Es una locura… Hay veces que sólo disponemos de un día para filmar en cierta localización y eso nos obliga a ser creativos y a saber lo que necesitamos. De este modo hay mucha más libertad, porque tienes que inventarte nuevas formas para hacerlo todo a tiempo. Algunos de los mejores momentos, o “accidentes”, surgen de no tener tiempo.

Recientemente la taquilla ha explotado con éxitos latinos como Instructions Not Included y Pulling Strings. Pero tú llevas haciendo lo que llaman ‘cine latino’ desde los años 90… No es algo nuevo para ti.

Lo que es increíble de esas películas, como sucedió con El Mariachi, es que son en español, lo que es maravilloso porque demuestra que hay un apetito por toda clase de cine. Lo que yo siempre he hecho es muy subversivo. Muchos piensan que Spy Kids no es una película “latina”, sin darse cuenta que realmente lo es, porque lo hice de una forma muy sutil, orgánica. Lo mismo con Machete, Desperado, Sin City, From Dusk Til Dawn… nadie piensa que esos filmes son ‘latinos’, pero lo son. La forma como siempre lo hecho es convirtiéndolos en entretenimiento popular, que es lo que son.

Pronto debutará tu canal de televisión El Rey Network. ¿Cuál es tu objetivo con esta nueva propuesta?

Lo mismo que he hecho durante los últimos 20 años. ¿Qué podemos hacer para tener un canal que todo el mundo desea ver, para todas las audiencias, desafiante, adictivo, visceral? Y, al mismo tiempo, si uno mira de cerca, darse cuenta que hay muchos actores, talento y cineastas hispanos implicados en él. Es para darles una voz, para que puedan crear historias en televisión. Pero la intención es que sea para todas las audiencias. Eso es revolucionario y es lo que necesitamos: una televisión que refleja mucho más la cara del país.

Las 14 películas de Robert Rodríguez como director han recaudado un total de $684.6 millones. Fuente: Boxofficemojo