Proponen poner fin al cierre

Republicanos ofrecen dos propuestas que la Casa Blanca está evaluando
Proponen poner fin al cierre
El presidente Barack Obama se reunió ayer con representantes de los pequeños negocios en la Casa Blanca para hablar sobre el cierre del Gobierno federal.
Foto: efe

Washington/servicios combinados — Las negociaciones en EE.UU. para reabrir la Administración federal y evitar una suspensión de pagos mediante el aumento del techo de la deuda continuaban hoy con dos propuestas distintas de los republicanos que está evaluando ahora la Casa Blanca.

El presidente Barack Obama se reunió a puerta cerrada en la Casa Blanca durante una hora y media con un grupo de más de 40 senadores republicanos.

Al término de la reunión, la senadora republicana Susan Collins la calificó de “buena” pero “inconclusa”, aunque destacó que hay progresos en las conversaciones.

El resto de los senadores dejó la Casa Blanca sin hacer declaraciones.

La propuesta en la que están trabajando los senadores republicanos y que ayer presentaron a Obama contempla la reapertura de la Administración federal, parcialmente paralizada desde hace once días por falta de fondos, y un aumento del techo de la deuda por tres meses, hasta final de año.

Mientras, los republicanos de la Cámara de Representantes entregaron anoche a la Casa Blanca un plan que incluye elevar el techo de la deuda por seis semanas, hasta el 20 de noviembre, y la reapertura de la Administración durante la próxima semana.

No obstante, ese plan incluye la exigencia de recortes de gastos en algunos programas sociales, entre ellos el “Medicare” para ancianos y jubilados.

Esta propuesta republicana para elevar el techo de la deuda por seis semanas sería votada ayer mismo en la Cámara baja, de acuerdo con CNN y The Washington Post.

La disposición del Gobierno para que se reabran los parques nacionales, cuyo servicio fue suspendido por el cierre parcial del gobierno, tiene una advertencia importante: los estados deben pagar la cuenta y muy probablemente no volverán a ver ese dinero. Hasta ahora, sólo el estado de Utah ha aceptado la oferta.

Gobernadores de al menos cuatro estados han solicitado que se les autorice a abrir los parques dentro de sus fronteras debido al impacto económico causado por los cierres. Los 401 parques nacionales, entre los que hay iconos como el Gran Cañón, Yosemite y Zion, están cerrados desde el 1 de octubre por el cierre parcial del gobierno de Estados Unidos.

Más de 20,000 empleados del Servicio Nacional de Parques han dejado de trabajar sin sueldo y los legisladores de ambos partidos se han quejado que los cierres de los parques han provocado devastado a las comunidades vecinas que dependen del turismo. El Servicio Nacional de Parques dijo que está perdiendo $450,000 diarios en ingresos por concepto de boletos de ingreso.