Abre una cuenta bursátil

Podrás hacer transacciones desde cualquier parte del mundo mediante proceso más sencillo

Ahora puedes abrir tu propia cuenta, depositar dinero, comprar y vender acciones sin tener que abrir la boca, sin necesitar ir a ningún sitio a reunirte con un agente, y tienes mayores probabilidades de escoger la compañía de inversiones que más te guste. No sólo resultan muchísimo más baratas estas transacciones actuales que anteriormente (algunas se realizan con un mínimo de $5), sino que podrás llevarlas a cabo desde donde quiera que estés, dentro o fuera del país. El proceso para abrir una cuenta es más sencillo que nunca:

1. Ante todo, averigua cuánto es el mínimo de dinero que necesitas para abrirla. Esto es fundamental si tienes una cantidad limitada de efectivo para ese propósito. Algunos sitios exigen $500 o más, mientras otros no tienen requisitos. Si tienes una gran cantidad de dinero —hablamos de más de $100,000—, averigua qué servicios especiales puedes recibir, como por ejemplo el tener acceso a sitios extra de investigación más avanzada.

2. Pregunta cuál es el costo por transacción. Aunque antiguamente el costo por comprar acciones se basaba en el número de ellas, hoy día se acostumbra a pagar por cada transacción de compra o venta, sin importar la cantidad o el número de acciones involucradas en cada una.

3. Averigua si hay un costo de mantenimiento de cuenta por mes o trimestre. La mayoría de las cuentas no lo requieren, pero si tienes una pequeña cantidad para invertir, tu dinero podría desaparecer a pedacitos si te topas con una de esas agencias que te cobran hasta por respirar. En efecto, hay agencias que te cobran por solamente tener el dinero depositado en ellas, aún si no estás haciendo ninguna transacción con él. Ese costo se llama en inglés Inactivity Fee y puedes evitarlo sólo si realizas un cierto número de transacciones.

Es bueno saber que todas las cuentas que tengas en sitios bursátiles de Estados Unidos, en línea o no, tienen la misma protección. La compañía que te asegura tu dinero no es la FDIC, como sucede en los bancos. El dinero en un sitio bursátil está protegido por la SIPC (Securities Investor Protection Corporation o Corporación para la Protección del Inversionista de Acciones). Su sitio web es http://www.sipc.org/espanol/how/brochure.cfm. Visítalo para que veas cómo funciona y de qué forma cuida tu dinero.

La mecánica para obtener una cuenta bursátil en línea es muy sencilla:

? Elige la compañía que más te convenga.

? Mira la lista de compañías de corretaje y sus datos según la Asociación Americana de Inversionistas Individuales (AAII) en http://www.aaii.com.

? Ve al sitio de Internet de la compañía que escojas, entérate de sus cargos, de cómo funciona y lee bien los detalles.

? Si te conviene hacer negocio con ellos, descarga la solicitud de cuenta (en algunos sitios puedes abrir la cuenta en la computadora). Llena la solicitud y envíala tu cheque a la dirección indicada.

? Espera a recibir un correo electrónico o normal con la información que necesitas para entrar en línea y confirmar tus datos, tu depósito, etc. Una vez confirmado, estás listo para comenzar a comprar con la cantidad que depositaste.

Te recomiendo que abras una cuenta al contado, es decir una Cash Account. No pidas margen, ya que con margen tienes la posibilidad de pedirle prestado al corredor para invertir. No te dejes tentar. Prefiero que uses tu propio dinero y que no te extiendas más allá de lo que depositas.

Si no tienes terminados tus papeles de residencia en EE.UU. entérate de que hay sitios que aceptan el número ITIN sin necesidad de tener un número de Seguro Social.