Diego García revive sus raíces argentinas en nuevo álbum

El antiguo vocalista de 'Elefant' saca su segundo disco 'Paradise'.
Diego García revive sus raíces argentinas en nuevo álbum
El joven cantautor acaba de lanzar su segundo disco en solitario y se encuentra en plena promoción.
Foto: Cortesía

Nueva York — El cantante de ascendencia argentina Diego García dice que en su segundo álbum como solista titulado ‘Paradise’, ha logrado reflejar sus influencias musicales estadounidenses, pero que también ha incorporado elementos de la música de sus padres.

Nacido en Detroit, García experimentó desde joven con música como la de Iggy Pop, lo que lo llevó a incorporarse a la banda de rock ‘Elefant’, de la cual se separó en 2010. La ruptura le permitió impregnar su lado latino en los dos discos en solitario que ha producido .

Con ‘Paradise’, el cual se lanzó la semana pasada, García quiso incluir influencias que tomó de vocalistas dramáticos y poéticos como Sandro, Piero, Julio Iglesias y Leonardo Favio, cuyos estilos ha fusionado en su música moderna alternativa, que se caracteriza por una fuerte presencia de guitarra flamenca.

El cantautor asegura que su trabajo le permite darle un nuevo matiz a lo que hasta ahora se ha visto de los músicos latinos.

“Realmente pienso que estoy haciendo algo musicalmente original, pero también que tiene un potencial enorme culturalmente. Estoy agregando otro color a la imagen latina del país”, manifiesta García. “Es un álbum que refleja lo que soy yo: hijo de inmigrantes cordobeses. Soy americano pero también tengo una conexión especial con la música de mis padres”.

A pesar de este amor por la música argentina de antaño, el intérprete reconoce que no se le mide a cantar en español aún, y tampoco considera que esto sea un impedimento para conquistar el mercado latino.

“El mundo se está achicando, y la verdad, cuando escucho música no escucho idiomas, solo ritmos, vida. Ojalá que mi música trascienda”, dice.

Diego actualmente reside en Nueva York, en donde se presenta regularmente, y asegura que el atractivo de esta ciudad es parecido al de una mujer.

“Cuando una mujer no te quiere hablar la quieres más, es así con Nueva York. Esta es una ciudad de la que te puedes ir dos meses y volver, y no se da cuenta de que te fuiste, eso la hace especial, te puede matar y levantar al mismo tiempo”, concluye.