Rescatan cuerpo de edificio derrumbado

Rescatan cuerpo de edificio derrumbado
Integrantes de equipos de rescate remueven escombros en el edificio Space luego que la Torre 6 se colapsara.
Foto: efe

EDITORES: Agrega declaraciones y detalles.

MEDELLIN — Los rescatistas hallaron ayer el cadáver de un joven, el primero de las 11 personas dadas por desaparecidas tras el derrumbe de un edificio residencial en Medellín cuyas causas se desconocen.

El cuerpo de Juan Esteban Cantor, de 23 años, fue retirado de los escombros en la madrugada por los equipos de socorristas que trabajan en el lugar desde que se desplomó el edificio de 22 pisos el sábado, indicó la Alcaldía de Medellín en un comunicado.

“Estamos esperando con mucho dolor… estamos recuperando sus pertenencias”, dijo en voz baja Ángela Cantor, hermana del joven muerto y quien estudiaba Comunicación Social en la Escuela de Administración y Finanzas en Medellín.

Aún quedan 10 personas sepultadas bajo los escombros: nueve obreros que estaban trabajando en el interior de la torre y un vigilante, de acuerdo con las autoridades.

Carlos Iván Márquez, director de la Oficina Nacional de Atención de Desastres, dijo que al menos dos máquinas remueven las orillas de una montaña de unos 15 metros de altura de cemento y hierros retorcidos para que puedan ingresar equipos de búsqueda y ubicar a los otros desaparecidos, en un área que calculó tiene unos 800 metros a la redonda.

Márquez dijo que hasta tanto no hallen los restos de las 10 personas que siguen desaparecidas no las darán por muertas.

La muerte de Cantor fue “mala suerte y negligencia porque los organismos que evacuaron las torres no acordonaron los parqueaderos (estacionamientos) ni las zonas comunes” del conjunto residencial, narró Ángela, de 33 años, en entrevista telefónica con la AP.

El joven Juan Esteban vivía con sus padres en el segundo piso de la torre tres, que no sufrió daños, pero como los estacionamientos de su edificio estaban llenos el sábado ingresó en su auto junto con un amigo al del edificio número seis, que fue el que se derrumbó. La familia se enteró de que el joven estaba sepultado bajo toneladas de cemento y vigas porque el amigo logró salir corriendo antes de que el piso se hundiera y les avisó por celular, explicó Ángela.