“Shop and Frisk” afecta a hispanos en tiendas de NYC

Al igual que los afroamericanos, latinos revelaron a El Diario haber sufrido actos discriminatorios en tiendas de lujo de la ciudad al momento de comprar
“Shop and Frisk” afecta a hispanos en tiendas de NYC
Jacky Williams se sintió discriminada cuando intentó comprar un artículo en una famosa tienda en Long Island.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Nueva York — Luego de que varios residentes afroamericanos denunciaran haber sufrido actos discriminatorios en tiendas de lujo de la ciudad, varios hispanos entrevistados por este rotativo condenaron esta práctica conocida como “Shop and Frisk” (comprar y ser requisado).

Carlos Bravo, de origen ecuatoriano, dijo que muchas veces ha sido discriminado por su aspecto, y que le ha sucedido tantas veces que ya ni recuerda el número de ocasiones.

Bravo contó que un día entró a una tienda por departamento a comprar una camisa de marca y le preguntó al empleado si tenía su talla. La repuesta que obtuvo fue que la prenda costaba cierta cantidad de dinero, lo que según él, es una forma de discriminación.

“El empleado me quiso decir que yo no podía tener acceso a esa camisa”, relató Bravo. “La discriminación siempre existe, pero gracias a Dios nunca me han seguido después de salir de una tienda”.

Bravo se refiere a denuncias recientes de afroamericanos que, a pesar de haber pagado los artículos de lujo y mostrado su identificación, fueron detenidos por la Policía a la salida de establecimientos como Barney’s y Macy’s, bajo sospecha de robo o fraude.

A pesar de que algunos latinos recordaron haber sentido actitudes discriminatorias, los consultados no vivieron este extremo.

La ecuatoriana Jacky Williams vivió una experiencia que recuerda a una escena de la película “Pretty Woman”, en una tienda lujo en Long Island.

“Hace diez años estuve en Bloomingdale’s y recuerdo que estaba mirando unos zapatos, cuando un vendedor se acercó y me dijo ‘no creo que usted pueda pagarlos’. Le contesté ¿qué sabe si yo puedo o no? y además no es su problema”, contó Williams.

No todos viven la mala experiencia

Yuleyka Medina, de ascendencia dominicana señaló que nunca ha vivido una experiencia así en las tiendas de Nueva York.

“Jamás, pero si me discriminan por ser hispana, me quejaría con el supervisor del negocio y con la policía, no es justo que por ser hispana me traten mal”, precisó Medina.

Por otro lado, el ecuatoriano Walter Guerrero reveló que jamás ha enfrentado un mal trato en los negocios de la Gran Manzana, lo cual quizás se deba a su apariencia física.

“Nunca me ha pasado nada malo cuando voy de compras. Tal vez porque tengo los ojos como gato (azules)”, afirmó Guerrero.