La reforma no termina hasta que callemos

Un error de cálculo de los republicanos, que pensaron que podrían ganar puntos cerrando el gobierno, abre una oportunidad realizar una reforma migratoria.

Una reciente encuesta del Washington Post /ABC encontró que sólo el 20% de los estadounidenses piensa que el Partido Republicano está “interesado en hacer lo mejor para el país”, mientras que el 77% piensa que están “interesados en lo que es mejor para ellos políticamente”. La mayoría de los estadounidenses culpan a los republicanos de que el gobierno haya cerrado, y el 80% cree que la medida daña la economía del país.

El presidente Obama declaró que la reforma migratoria estaba en su orden del día. “Esto puede y debe conseguirse a finales de este año”, dijo el mandatario.

Hay suficiente apoyo en la Cámara para aprobar una ley con un camino a la ciudadanía, pero el liderazgo republicano se ha negado a permitir una votación. Si el Partido Republicano sigue a sus miembros más extremistas, se arriesgan a perder aún más apoyo – y el apoyo latino principalmente.

Hay republicanos más moderados que están tratando de seguir un rumbo menos suicida, y uno que beneficiaría a millones de inmigrantes y sus familias. El representante Peter King, de Long Island se ha pronunciado a favor de una reforma migratoria integral. Otro republicano de Nueva York que probablemente enfrente una reelección competitiva el año que viene, el congresista Michael Grimm, ha permanecido en silencio, incluso cuando las encuestas mostraban a sus electores en Staten Island y Brooklyn apoyando un proyecto de ley de inmigración. Instamos a los republicanos que entienden lo que está en juego para que nos ayuden a conseguir una votación.

Este es el momento para aquellos solidarios con los derechos de los inmigrantes proyecten su voz con más fuerza. Somos la mayoría y si podemos hacer que nuestra presencia se escuche, podemos asegurar que millones de personas puedan salir de las sombras y participar plenamente en nuestra democracia.