Otra matanza estremece Brooklyn

Lío entre los miembros de una banda de músicos sería causa del trágico caso
Otra matanza estremece Brooklyn
La policía investigaba ayer la escena del triple homicidio-suicidio en Brooklyn donde residían y ensayaban los músicos.
Foto: AP

BROOKLYN — Un triple asesinato, seguido del suicidio del pistolero prácticamente ha acabado con la banda de rock iraní Yellow Dogs, en Brooklyn, cuando iban a iniciar una gira mundial.

Los músicos eran figuras del rock en Teherán, donde esta música se toca clandestinamente ya que es ilegal. En busca de libertad llegaron a Estados Unidos en el 2010 y se asentaron en el vecindario de East Williamsburg en Brooklyn.

“Todas las noches ensayaban a partir de las 8:00 p.m. Ayer mismo [domingo] los oímos tocar”, dijo José Méndez que trabaja en el almacén de flores ubicado en la planta baja del 318 Maujer Street, en cuyos pisos superiores vivían los miembros de la banda.

Méndez, al igual que sus colegas, aguardaba ayer a que finalizara la investigación policial, para poder acceder a su trabajo.

“Siempre saludaban y hasta hicieron el mural del edificio representando a la banda”, informó Sergio Elías que llevaba más de seis horas esperando poder acceder a su lugar de empleo, al igual que Méndez. “Todo está preparado, pero no podemos llevar las flores a un evento”, se lamentaba.

En la madrugada del lunes, Raefe Ajkbar —armado con un rifle Century Sporter calibre .308 y un cargador de 20 balas— presuntamente hirió de dos disparos en el brazo a Sasa Sadeghpourosko, de 22 años, en la parte exterior del edificio.

Luego ingresó y disparó mortalmente en el pecho al guitarrista —Soroush Farazmand, de 27— en un dormitorio del segundo piso. En el tercer piso mató de varios tiros en la cabeza al cantante Ali Eskandarian, de 35, y al baterista Arash Farazmand. Posteriormente, Ajkbar subió al tejado del edificio donde se suicidó.

El Comisionado de Policía, Raymond Kelly, indicó ayer en rueda de prensa que la investigación continúa, pero se cree que la causa del crimen podría ser un ajuste de cuentas por dinero. Según el Wall Street Journal, el pistolero había sido despedido de la banda días antes.

El vecindario está formado mayormente por naves industriales y almacenes. En la calle conviven un almacén de carne de pollo, otro de flores para eventos, una casa de venta al por mayor para las tiendas de 99 centavos y un taller de diseño para mascotas, entre otros establecimientos. Y en medio de todo ello edificios de viviendas donde habitan antiguos y nuevos residentes.

“Este barrio ha cambiado mucho, se ha llenado de rockeros blanquitos y está lleno de clubs de esa música. ¡Hay uno en cada esquina!”, señaló René Pavón, quien lleva 20 años viviendo y trabajando en la zona. “Nunca he oído nada parecido, está bien raro eso porque a veces yo salgo a la una o dos de la mañana a la bodega para buscar café”.

Otros vecinos —que prefirieron no identificarse— indicaron ayer que durante el verano se organizaban fiestas escandalosas y la calle quedaba bloqueada por los autos.