EPN y Justin Bieber

El joven cantante asevera que vio al presidente y a su familia, la oficina de la presidencia lo desmintió mostrando una foto de Peña Nieto en reunión con el gabinete
EPN y Justin Bieber
Alegadamente, Enrique Peña Nieto no vio ni de lejos al cantante Justin Bieber.
Foto: Archivo

México

A las 8:41 p.m. del pasado lunes, el cantante Justin Bieber anunciaba en su cuenta de Twitter que acababa de reunirse con algunos beliebers mexicanos y con el presidente de México y su familia, previo a su primer concierto en la ciudad de México. A las 9:56 p.m. la presidencia desmentía dicha reunión. En tanto se dirime este asunto al estilo de los escándalos de la televisión mexicana, hay algo de mucha importancia para la agenda política y social. Los Pinos se abren con facilidad para artistas y cantantes, y se cierran terminantemente ante los movimientos ciudadanos.

Que los presidentes se reúnan con cantantes no debería resultar extraño, pero en un país con enormes desigualdades la predilección de Peña Nieto solo aporta a la falta de diálogo político y a la polarización del país.

Pero hay algo que no podrá desmentir la presidencia. Enrique Peña Nieto no ha cumplido su palabra comprometida el 19 de junio de 2012 que, de resultar ganador, se reuniría con las familias de la Guardería ABC.

En unas semanas cumplirá un año de Gobierno y simplemente las puertas de la presidencia permanecen cerradas a las víctimas de la mayor tragedia infantil en la historia contemporánea de México.

Tomé el teléfono y llamé a José Francisco García, padre de Andrés Alonso, quien falleciera el 5 de junio de 2009 en la Guardería ABC. “Peña Nieto ha sido totalmente evasivo e irresponsable, los niños no le interesan. No la justicia para las víctimas, ni la adecuada implementación de la Ley General de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil (Ley 5 de junio)”, me dijo. En dos ocasiones este año, el Movimiento Ciudadano por la Justicia 5 de Junio a través de José Francisco, ha entregado solicitudes formales de reunión a la presidencia. Un sello de fecha 1 de abril da cuenta de la recepción de una de esas misivas en la oficialía de partes. En ella los padres proponen tres temas a abordar. 1. La situación del caso de la Guardería ABC respecto a la falta de impartición de justicia y castigo a los responsables a más de 4 años de los hechos. 2. La situación respecto al seguimiento en la atención médica de madres, padres de las niñas y niños víctimas. 3. La situación respecto a la implementación de la Ley 5 de junio.

Apenas el pasado 31 de octubre de este año las familias de la organización Manos Unidas, víctimas también del incendio en la Guardería ABC y con quienes Peña Nieto tuviera el encuentro en campaña, acudieron al Ángel de la Independencia para movilizarse. Ahí sostuvieron: “El día 19 de junio de 2012 el entonces candidato a la presidencia de México, Enrique Peña Nieto, se comprometió con los padres y madres de niños fallecidos y lesionados en el incendio de la Guardería ABC de Hermosillo, Sonora, que de llegar a la presidencia de la República, una de sus primeras acciones de gobierno sería la de procurar la justicia para nuestros hijos, que los responsables de sus muertes y lesiones responderían por sus graves acciones, que, además, el Estado Mexicano acataría el dictamen de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de reparar el enorme daño causado. Sin embargo, ya han pasado más de diez meses de gobierno del presidente Peña Nieto y todavía seguimos esperando que cumpla su palabra y compromiso de hacer justicia…”.

Peña Nieto tiene la responsabilidad de cumplir su palabra, no solo por honrarla. Está obligado a cumplirla porque representa a las instituciones del Estado mexicano que han fallado en procurar justicia y en tomar las medidas necesarias para que una tragedia así vuelva a suceder. La cerrazón de Los Pinos a las víctimas de la Guardería ABC es consecuente con la actitud burocrática de las Procuraduría General de la República, que solo días antes del 5 de junio informó supuestos avances en las investigaciones para dar con los responsables, que a la fecha no los hay.

Es inhumano que a las niñas y niños que sobrevivieron a esta tragedia y a sus familiares les condicionen la atención a la salud integral, a que pasen primero por un psiquiatra, como si no tuvieran derecho a elegir el tratamiento con la información que se les brinde.

No puede ser que ante esta tragedia, la respuesta de las instituciones del Estado sea la del maltrato y la re victimización.

En un ejemplo de profundo amor las madres y los padres de la Guardería ABC impulsaron, contra la voluntad de Felipe Calderón, la Ley 5 de junio que establece estándares de seguridad, calidad en la atención y en la educación y condiciones de participación de las familias en los centros de atención y cuidado.

A pesar de su inmenso dolor, esos mexicanos ejemplares pensaron en todas las niñas y los niños que día a día van a las estancias infantiles, e incluso hasta en eso, la Secretaría de Salud y la Secretaría de Educación Pública entre otras, no han dado pasos ciertos para implementarla y hacer de la seguridad y el cuidado una práctica.

Frente al desasosiego que me produce ver las acciones y omisiones de quienes como Peña Nieto, cierran la oportunidad a la justicia, siempre estará el tesón de Patricia Duarte, José Francisco García, Julio Márquez, Roberto Zavala, Lupita Lemas, entre otros y de mi amigo Daniel Gershenson que siempre les acompaña.

Podemos tirar la toalla con Peña Nieto y darle la espalda, pero mientras esas valientes madres y padres sigan demandando justicia para sus hijos y bienestar para los nuestros, es deber de toda persona de bien luchar con ellos.

El correo electrónico de José Francisco firma con la siguiente leyenda. “Con esfuerzo y constancia las cosas avanzan”, palabras que él mismo encarna día a día.

El joven cantante asevera que vio al presidente y a su familia, la oficina de la presidencia lo desmintió mostrando una foto de Peña Nieto en reunión con el gabinete. En lo que se aclara suficientemente parto del hecho de que no podemos creer en quienes no cumplen con su palabra.

Lo que hasta la fecha Peña Nieto no podrá mostrar, es una foto suya reunido con las víctimas trabajando por la justicia en el caso de la guardería ABC.