Mexicana en el equipo del nuevo alcalde

Ursulina Ramírez es una de las ejecutivas de más alto rango para la transición

Guía de Regalos

Mexicana en el equipo del nuevo alcalde
Ursulina Ramírez, subdirectora del equipo de transición del alcalde electo Bill de Blasio, es encargada de buscar personal para la nueva administración.
Foto: EDLPMARIELA LOMBARD

NUEVA YORK — Llegó a Nueva York para un postgrado en Trabajo Social de la universidad Columbia. Seis años más tarde, Ursulina Ramírez, es la hispana de más alto rango en el equipo de transición del nuevo alcalde Bill de Blasio.

Ramírez, de 29 años, fue nombrada como directora ejecutiva adjunta por el alcalde electo. Ella es una de cuatro ejecutivos encargados de buscar personal para la nueva administración, que van desde comisionados hasta secretarios para las distintas divisiones dentro de la Alcaldía.

“Estamos tratando de encontrar a personas diversas y progresistas que sean competentes para ser parte de esta administración”, explicó Ramírez desde las oficinas del equipo de transición en el Bajo Manhattan. “Queremos que esta administración sea tan diversa como la ciudad de Nueva York”, resaltó la ejecutiva quien nació y creció en Los Angeles California.

Desde que Ramírez, de origen mexicano, llegó a la Gran Manzana, ella ha trabajado en mejorar las políticas de educación y de bienestar social. Primero trabajó en el comité para niños y familias hispanas buscando aumentar el acceso a la educación temprana en la comunidad latina. Y en los últimos cuatro años se ha desempeñado como Defensora del Pueblo adjunta y como asesora principal de política de Bill de Blasio.

De hecho, ella fue una de las autoras principales de las propuestas de expandir los programas de pre-kinder y para después de escuelas del Defensor del Pueblo Bil de Blasio. La iniciativa busca extender las clases de pre-escolar a tiempo completo y al mismo tiempo beneficiar alrededor de 50,000 niños pobres que actualmente carecen de este servicio. De Blasio promovió esta iniciativa como candidato para alcalde, la cual planea financiar por medio del aumento de impuestos de personas que ganen más de $500,000 al año.

“Ahora veo que hay una oportunidad para luchar por estas reformas desde adentro”, comentó Ramírez sobre esta nueva etapa en su carrera.

La mayor de tres hermanas, Ramírez es la primera en su familia en asistir a la universidad. Su papá, natural de Chihuahua sólo llegó al octavo grado y después completó un GED. Su mamá, también nacida en California, ha trabajado para Bank of America desde que se graduó de secundaria. Cuando habló de lo orgullosos que se sienten sus padres, no pudo contener las lágrimas. “Mi abuela y toda mi familia salió a comprar el New York Times cuando se enteraron de la noticia,” dijo. “Cortaron el articulo y lo enmarcaron”, agregó.

Aunque no sabe qué rol que tendrá dentro de la nueva administración comenzando el primero de enero, dijo que como buena defensora de la educación seguirá abogando por aquellos estudiantes que están en desventaja.

“Es mi misión asegurarnos de que no sólo nos estemos graduando sino también de graduarnos preparados para la universidad”.