Maquinista dormitaba cuando tren descarriló en El Bronx

Adelantan que William Rockefeller podría ser acusado de conducir a exceso de velocidad

Maquinista dormitaba cuando tren descarriló en El Bronx
William Rockefeller cuando fue auxiliado el domingo.
Foto: AP / Robert Stolarik

YONKERS, Nueva York, EE.UU. — William Rockefeller, maquinista del tren de Metro-North que se descarriló el domingo, en El Bronx, se percató de que dormitaba antes del accidente, afirmó este martes un dirigente sindical.

Rockefeller “se percató, pero lo hizo demasiado tarde”, dijo Anthony Bottalico, dirigente del sindicato ferroviario.

En una conferencia de prensa esta tarde, los investigadores federales dijeron que seguían hablando con Rockefeller, pero no hicieron declaraciones sobre su nivel de atención en el momento que se produjo el descarrilamiento, que causó cuatro muertes y dejó a más de 60 personas heridas.

El abogado de Rockefeller no respondió llamadas telefónicas de inmediato.

Las interrogantes sobre el papel de Rockefeller se acumularon rápidamente después que los investigadores revelaron el lunes que el tren del servicio Metro-North se salió de los rieles al ingresar a la curva a una velocidad de 131 kilómetros por hora (82 mph), que casi triplica el límite permitido.

Earl Weener, miembro de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés), dijo que era prematuro decir si el accidente fue el resultado de un error humano o un problema mecánico.

Pero señaló que los investigadores no encontraron evidencia hasta el momento que conlleve a problemas con los frenos o las señales.

Las pruebas de alcoholemia efectuadas a los miembros de la tripulación del tren resultaron negativas y los investigadores esperaban el resultado de las pruebas de drogas, dijo el funcionario de la NTSB.

El día del descarrilamiento, Rockefeller estaba en su segunda jornada de una semana laboral de cinco días que inició a las 5:04 de la mañana, después de un turno típico de nueve horas el día previo, indicó Weener.

“Todo indica que habría tenido suficiente tiempo para un sueño reparador“, dijo Weener.

Pero Botallico comentó que Rockefeller había cambiado de turno unas cuantas semanas antes, de la noche al día, “lo cual lo llevó a cambiar su ritmo circadiano con respecto al sueño”.

El Departamento de Policía de Nueva York conduce su propia investigación con la ayuda del fiscal de distrito de El Bronx en el caso de que el descarrilamiento se convierta en un caso penal.

El mismo Rockefeller, mientras tanto, se mantuvo fuera de la vista pública. Pero sus compañeros del sindicato y excompañeros de trabajo hablaron en su defensa.

“Este hombre está totalmente devastado por la pérdida de vidas y se le hace muy difícil lidiar con eso”, destacó Botallico.

El dirigente agregó que “una vez que la NTSB concluya con su investigación y Billy termine sus entrevistas, será evidente que no hubo intención criminal en la operación de este tren”.

Por su parte, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, aseguró con firmeza que el maquinista “no va a volver a operar un tren pronto, se los puedo asegurar, pero hay un proceso de por medio y el hombre tiene derechos”.

Añadió que es probable que al maquinista se le acuse sólo de conducir el tren a gran velocidad.

Rockefeller, de 46 años, casado y sin hijos, ha trabajado durante 15 años en el servicio ferroviario y es maquinista desde hace 10, informó Weener.

“Ha sido un empleado ejemplar. Increíble”, dijo su exsupervisor, Michael McLendon, que se jubiló del servicio ferroviario hace un año.