No engordar durante las fiestas

Una experta en nutrición da sus consejos para evitar el aumento de peso en esta temporada.

Con la celebración del Día de Acción de Gracias arranca en la temporada del año cuando consumimos más alimentos y por ende más calorías.

Pasando por la Navidad hasta el Año Nuevo, todas nuestras celebraciones giran enormemente en torno a la comida y a la bebida.

Durante la cena de Noche Buena podemos llegar a consumir —en una sola sentada— un promedio de hasta 2,500 calorías. Sin embargo, lo normal es que un hombre adulto consuma unas 2,500 calorías por día y una mujer unas 2,000 divididas en varias comidas normales.

No en vano, cuando llega el primero de enero, uno de las promesas de año nuevo más comunes es bajar de peso y ponerse en forma, tras los excesos que cometimos durante las comilonas en familia.

Para mantener una alimentación equilibrada y tener la bebida bajo control, he aquí unos consejos de la nutricionista y educadora certificada sobre la diabetes Elisa Munroe:

Coma más vegetales y carnes blancas. Sirva la mitad del plato con vegetales o ensalada. La otra mitad del plato divídala en dos y coloque en la cuarta parte cualquier almidón (carbohidrato): arroz blanco, arroz integral, pasta, pan, papas, plátano o yuca; inclusive maíz, que es un vegetal almidonado. La otra cuarta parte debe ser de proteína: más pollo, pavo o pescado.

Cocine con poco aceite. Algunos le ponen mucho aceite al arroz o a la salsa.

No aguante el apetito durante el día. Muchas veces uno no desayuna o no almuerza porque quiere guardar el apetito para la cena grande. Así es como la gente termina aumentando de peso.

Porciones del tamaño de la mano. Las porciones de carne deben ser del tamaño de la palma de la mano. Para el arroz y las pastas, la cantidad a consumir debe ser del tamaño del puño. Esas son porciones que se deben balancear poniendo una mayor cantidad de vegetales porque éstos, como contienen gran cantidad de fibra, hacen que el cuerpo demore más tiempo haciendo la digestión. Esto reduce el hambre y la ansiedad por comer.

No salte las comidas. Se deben ingerir tres comidas al día: desayuno, almuerzo y cena, espaciadas cada cuatro horas. Pero si la persona quiere cambiar sus hábitos alimenticios y recortar las porciones, puede comer de una a tres meriendas en el día, luego de dos horas de su comida principal.

Controle la cantidad de bebidas. Limite el consumo de bebidas alcohólicas a tres para hombres y dos para mujeres. Y en cuanto a las porciones, la cerveza debe ser de 12 onzas, el vino cuatro onzas y alcohol como el vodka o ron dos onzas.

Cuidado con los postres. Pueden sustituir el azúcar regular con la Splenda, y con ello recortar una cuarta parte de las calorías. Si no quiere cambiar el sabor del postre, se puede usar mitad regular y mitad Splenda.

Sea más activo. Las personas deben hacer ejercicios o alguna actividad física para quemar calorías, por ejemplo, dar una caminata después o antes de la cena.

Según Munroe, no se dejen llevar por el momento y comer porque Navidad viene “solo una vez al año”.