Viverito para Presidenta del Concejo

El Concejo Municipal de la ciudad de Nueva York votará en enero para elegir a su próximo Presidente, el cargo gubernamental más importante después del alcalde. La comunidad latina, y la Ciudad en general, requieren a la persona mejor calificada para presidir el Concejo. Esa persona es Melissa Mark-Viverito.

La concejal –quien representa East Harlem (El Barrio) y vecindarios en El Bronx— ha impulsado al Concejo a responder de forma más efectiva a las necesidades de comunidades tradicionalmente desasistidas. Su postura en torno a temas críticos para la comunidad latina la posicionan como la mejor candidata para el puesto. Es el caso de la expansión del derecho a días de enfermedad pagados para todos los trabajadores, salarios mínimos de acuerdo al aumento del costo de vida, protección ante caseros inescrupulosos, y protección y promoción de vivienda asequible.

Mark-Viverito además es una de las precursoras del presupuesto participativo, un modelo que permite a los residentes determinar cómo distribuir fondos distritales. Su récord en derechos de inmigrantes es impecable: Introdujo la ley que prohíbe a oficiales del Departamento de Policía a ejercer funciones de agentes de inmigración, y expandió los derechos de inmigrantes detenidos en las cárceles de la Ciudad para evitar deportaciones injustificadas. Durante los últimos tres años, ha sido la concejal con el mejor récord de derechos humanos en el reporte del Centro de Justicia Urbana.

Mark-Viverito es vista como la favorita entre los siete candidatos (Mark Weprin, Dan Garodnik, Inez Dickens, Jimmy Vacca, Anabel Palma, Jumanee Williams). Esto gracias al creciente poder de la llamada cámara progresista del Concejo, un grupo de 11 concejales (crecerá a 20 en enero) con propuestas para reducir la inequidad social, y del cual Mark-Viverito es co-presidenta. La cámara aún no anunció a quién apoyará.

Pero la oposición es feroz. La elección del Presidente del Concejo –que en teoría resulta de una votación simple entre los 51 concejales— ha sido tradicionalmente el resultado de presiones y negociaciones tras bastidores entre jefes de maquinarias políticas de los condados y los ediles. Que la cámara progresista sea parte de la decisión para darle valor a otros candidatos es en beneficioso para el proceso democrático.

La posibilidad de elegir a Mark-Viverito, una candidata que no viene de los sectores conservadores y organizaciones partidistas tradicionales, es vista como una amenaza. No es coincidencia que Mark-Viverito haya sido recientemente blanco de reportes negativos en la prensa en inglés. Ninguno de los otros candidatos ha sido tan criticado como ella.

Tenemos la convicción de que Mark-Viverito cuenta con el carácter para defender sus posturas, incluso en momentos difíciles. Creemos que será una aliada de la comunidad cuando el nuevo alcalde mueva sus posturas hacia el centro, para responder a retos de gobierno que a menudo resultan en recortes a programas para las comunidades pobres. También creemos en su capacidad de negociación en temas en los que difiere con de Blasio, como la propuesta de voto de residentes legales en elecciones municipales.

Tener a un latino calificado en esta posición además sentaría un precedente, donde casi un tercio de la población es hispana, pero cuya representación en los altos rangos del gobierno deja mucho que desear. Esperamos que los concejales, los jefes de partido y el alcalde-electo, reconozcan las cualidades de Melissa Mark-Viverito, y le den la oportunidad de avanzar la agenda progresista del Concejo por los próximos cuatro años.