Thalía recibe estrella en Hollywood

Thalía recibe estrella en Hollywood
Thalía posa con la bandera mexicana durante la ceremonia en la que se develó su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y a la que acudió con su esposo.
Foto: ap

LOS ANGELES — La estrella número 2,514 es un sueño hecho realidad de Thalía. Y con esta, también hizo historia al convertirse en la primera cantante nacida en México en obtener esta distinción en el famoso Paseo de la Fama en Hollywood.

Sin una larga ceremonia, ni numerosos invitados famosos dando discursos, Thalía no ocultó su emoción incluso antes de mirar su nombre sobre el pavimento frente al W Hollywood Hotel.

“Hay Dios mío estoy temblando de tanta emoción”, dijo ataviada en un abrigo color crema antes de decir unas palabras en inglés y regresar al español.

“Esta estrella fue un sueño de una madre y de una hija. A los nueve años yo era una niñita que soñaba en grande y me ponía a cantar y a bailar y soñaba que en algún momento, en algun lugar, yo estaría poniendo mis manos en este bulevar, que tuviera mi nombre, y mi madre siempre estuvo luchando por eso”, comentó la cantante.

“Y desde 1990, ella empezó a buscar a la Cámara de comercio de Hollywood y no quitó el dedo del renglón y estoy aquí parada por ella. Yo tengo una estrella en el cielo y tengo una estrella aquí”.

Entre lágrimas y tratando de no llorar dijo al referirse a su fallecida madre Yolanda Miranda, quien también fue su representante y compañera durante casi 30 años.

También quiso compartir su logro con otras mujeres.

“Para mí es un honor, como mexicana, poder representar a toda la mujer latina que está alrededor del mundo arrasando en grande”, señaló.

“Este reconocimiento no es solo mío sino de todas nosotras. Respeto a todas las mujeres que luchan, que trabajan diariamente, que mantienen a su familia y que llegan con una sonrisa a la casa y con un amor que solo nosotras podemos dar”.

La cremonia se caracterizó por su cercanía con los fanáticos al tener las vallas más cerca de lo tradicional y por los gritos incesantes de estos, a pesar de las frías temperaturas.

El único invitado que habló sobre ella fue su esposo, el ex ejecutivo de la disquera Sony, Tommy Mottola, con quien acaba de celebrar 13 años de matrimonio.

“Cuando llegué a conocer a Thalía supe que sus dos sueños eran casarse an la Catedral de San Patricio [en Nueva York] y la otra era tener su estrella en el Paseo de la Fama en Hollywood. Una ya se le había cumplido y la segunda se le cumple hoy… Hoy la luz de tu madre Yolanda está sobre ti”, dijo, a quien la cantante describió como “mi columna vertebral” y a quien besó en los labios por las exigencias del público.

La también actriz de telenovelas agradeció a sus hijos Sabrina Sakae y Matthew Alejandro, a la Cámara de comercio de Hollywood por el día que ella llamó “mágico”, a los fans por ser “mi familia amada”, y a todos los “que creyeron en mi” a lo largo de su carrera.

Antes de terminar su discurso aconsejó a todos los presentes a nunca desistir de sus sueños.

La cantante no concedió entrevistas a los medios presentes y posó por varios minutos para y hasta con la prensa mostrando su pegado vestido negro con pedrería en la parte del busto. Antes de partir se acercó a saludar a algunos de sus seguidores pero la fiesta continuará con un evento nocturno en esta ciudad.