Celebran hasta que sale el sol

balazo de la nota...
Sigue a El Diario NY en Facebook
Celebran hasta que sale el sol
Gustavo Matosas, autor del campeonato.
Foto: AGENCIA REFORMA

LEÓN, México.— El León no duerme esta noche.

El delantero uruguayo Matías Britos se apoderó del trofeo de campeón y lo cargó todo el recorrido del Aeropuerto Internacional de Guanajuato hasta el Estadio Nou Camp, tras ganar la final al América en el Estadio Azteca.

Ingresó con ella en la mano a la casa de La Fiera. Era suya, ya no la dejaría ir.

“¡Somos campeones!”, gritó cuando trepó a la portería, para desde ahí mostrar el trofeo a los aficionados que esperaron seis horas, después de concluida la final, en el interior del inmueble para cobijar a los suyos.

Gustavo Matosas fue el último en saltar a la cancha en la celebración, lo hizo caminando, saludando y agradeciendo el apoyo.

Fue sorprendido por sus pupilos que lo tomaron en brazos y lo levantaron para que mostrara el trofeo desde el medio campo y ahí fue manteado por sus jugadores, que lo lanzaron repetidas veces al aire, con las manos extendidas y sonriendo.

Más mesurado, hasta cierto punto tranquilo, se observó al que es considerado por muchos el héroe: William Yarbrough. Tomó el trofeo y caminó agradeciendo a la afición.

Jonny Magallón y Carlos Peña no se quedaron con las ganas de tomarlo y mostrarlo a la gente.

Fue una madrugada de felicidad para los campeones y aunque fue notoria la ausencia de baluartes como Rafael Márquez, Mauro Boselli y Franco Arizala, el festejo no demeritó.

Una vez concluida la final, miles de aficionados se lanzaron a las calles de la ciudad de León, donde bloquearon el tráfico en avenidas como López Mateos, Malecón del Río y Mariano Escobedo.

Ingresar al Nou Camp fue un martirio para muchos debido a que no todas las puertas del inmueble se abrieron al mismo tiempo.

La larga espera ocasionó que jóvenes hinchas encendieran una fogata en plena avenida López Mateos que fue apagada por bomberos.

Al festejo se sumó la Alcaldesa priista de León, Bárbara Botello, quien señaló que el saldo de la celebración fue blanco.

Sin embargo, hubo momentos en que los seguidores del equipo se treparon a toldos y cofres de automóviles y ocasionaron daños.